lunes, 2 de febrero de 2015

Nombre poco afortunado

El buque con más manga del mundo se llama como un sanguinario oficial nazi
El «Pieter Schelte» recuerda a un miembro de las SS juzgado por terribles crímenes de guerra

Es «Pieter Schelte» es tan grande que puede llegar a alzar una plataforma petrolífera por encima de las aguas, el equivalente a 73.000 toneladas. De hecho, su envergadura hace que tenga el honor de ser el buque más ancho del planeta con 124 metros. Su manga tampoco es escasa, pues mide únicamente 8 metros menos que el navío más largo del mundo (el cual cuenta con 400 metros). Sin embargo, este coloso de los mares está levantando una gran controversia debido a su nombre. ¿La razón? Ha sido bautizado igual que un antiguo oficial nazi de las SS.

A pesar de que surcó por primera vez las aguas en 2013 (época en la que su nombre ya fue criticado), la llegada del «Pieter Schelte» a Europa ha causado gran indignación en varias asociaciones y grupos como el «Consejo de Diputados de Judíos británicos». La situación se ha agravado debido a que el atraque en Rotterdam de este navío ha coincidido con la víspera del 70 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz.

«El nombramiento de un buque de este tipo después de que un oficial de las SS que fue condenado por crímenes de guerra es un insulto para los millones de personas que sufrieron y murieron a manos de los nazis. Instamos a los propietarios de la nave a que consideren cambiar el nombre por el de alguien más apropiado», ha destacado el vicepresidente del «Consejo de Diputados de Judíos británicos».

Igual de tajante ha sido, por su parte, el escritor John Donovan (autor de un libro que explica la relación de la compañía propietaria del buque con el Tercer Reich). «Este homenaje público por Edward Heerema como el hijo rico de un criminal de guerra nazi es una afrenta a los familiares de decenas de millones de almas que perecieron a manos de la Alemania nazi.

John Donovan, un ex contratista de Shell que ha escrito un libro sobre las relaciones de la compañía con el régimen de Hitler, es de la misma opinión. «Este homenaje a un criminal de guerra nazi es una afrenta a los familiares de decenas de millones de almas que perecieron a manos de la Alemania nazi», ha determinado el experto en declaraciones recogidas por el «Daily Mail».
El criminal que dio nombre a un barco

Pieter Schelte Hareema fue un oficial holandés de las Waffen SS que estuvo al servicio del Reich en plena Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, salió de la organización en 1944 cuando perdió la simpatía de los nazis. A pesar de ello, fue juzgado y condenado a tres años de prisión por crímenes de guerra tras la contienda, aunque finalmente fue liberado y viajó hasta Venezuela, donde montó una empresa de ingeniería.

Este soldado fue el padre de Edward Heerema, futuro propietario de la empresa Allseas (la cual encargó la construcción de la nave y encargada de ponerle nombre). Así nació el buque «Pieter Schelte», el cual costó nada menos que 3.100 millones de dólares y fue ideado para montar y desmontar plataformas petrolíferas. A su vez, también es una herramienta útil para edificar construcciones bajo el mar, según destaca la empresa en su página web.
Fuente
Publicar un comentario en la entrada