viernes, 25 de marzo de 2016

Potencia mundial

Todo el crudo y el gas que se extrae en España en un año se consume en día y medio

España es históricamente muy dependiente del exterior en hidrocarburos, situación que se ha acentuado en los últimos años, ya que nos vemos obligados a importar casi todo el petróleo y el gas natural que consumimos, lo que supone un desembolso anual de casi 40.000 millones de euros.

La producción interior de petróleo en 2015 sumó 232.000 toneladas, cantidad que entraría en uno solo de los numerosos buques que llegan a nuestros puertos. El año pasado se importó la cifra récord de 64,628 millones de toneladas de crudo –de 36 tipos y de 18 países de procedencia–, por lo que la producción interna representó tan solo el 0,36% de esa cifra. Es más, esas 232.000 toneladas extraídas en nuestro país suponen el consumo de únicamente día y medio.

A la misma conclusión se llega si transformamos el petróleo en carburantes. De cada litro de crudo, un 11% se convierte en gasolinas y otro 46% en gasóleos, por lo que de las 232.000 toneladas saldrían unos 25 millones de litros de gasolinas y 107 millones de litros de gasóleos.

Como el año pasado la demanda de gasolinas fue de 4.646 millones de litros y de 21.774 millones de litros de gasóleos, las cantidades de estos carburantes equivalentes al petróleo extraido en nuestro país suponen un 0,5% del consumo total. Y como en el caso del crudo, esos 127 millones de litros se gastan en menos de dos días.

En cuanto al gas natural, sucede exactamente lo mismo. Incluso, la producción interior (0,18%) sobre el total de la demanda es la mitad de la del petróleo (0,36%) en 2015.

El año pasado se importaron 364.185 GWh (gigavatios/hora), frente a una producción de tan solo 669 GWh. Del total de gas que llegó a nuestro país, 212.244 GWh (58%) fue a través de los dos gasoductos de El Magreb y Medgaz y 151.941 GWh (42%) en buques metaneros.

En España se han perforado en los dos últimos siglos más de 700 pozos de exploración de petróleo y de gas, de los que casi 450 han sido en la península y el resto en aguas marinas (unas 125 en el Mediterráneo y casi 150 en el Atlántico). Sin embargo, solo una veintena de esos yacimientos han sido exitosos económicamente hablando.

La polémica del «fracking»

El elevado coste que tiene para nuestro país la deficitaria balanza comercial energética y la pujante industria del «fracking» (extracción de hidrocarburos inyectando agua, arena y otros productos químicos) ha atraído a la península a numerosas empresas que quieren explorar y producir crudo y, sobre todo, gas natural.De hecho, las primeras prospecciones se tendrían que llevar a cabo este año en la provincia de Burgos (Medina de Pomar, Merindad de Cuesta Urria, Sedano y Villarcayo), a cargo de la empresa canadiense BNK, donde se estima que hay importantes reservas de gas no convencional.

Algunos expertos han apuntado que la península tendría gas para satisfacer el consumo del país durante más de 50 años. De momento, hay unos 80 proyectos aprobados y otros 50 en tramitación. Los más avanzados se encuentran ubicados en la cordillera vasco-cantábrico, donde existe el mayor potencial, especialmente al norte de Burgos.

Sin embargo, a esta industria le está costando mucho arrancar en nuestro país, dado el rechazo que presentan casi todas las comunidades autónomas. El Gobierno del PP es partidario de que se puedan buscar hidrocarburos y para ello aprobó una normativa recientemente que beneficia a los propietarios de los terrenos afectados por las prospecciones y a las administraciones locales, pues establece unos impuestos a las empresas que realicen esos trabajos.

La guerra contra el «fracking» y el PP comenzó en Cantabria, que hace tres años aprobó una ley que prohibía esta técnica. Un año después, el Tribunal Constitucional anuló la norma. Meses después ha sucedido lo mismo en La Rioja, Navarra, País Vasco, Aragón y Cataluña. Otras regiones, como Andalucía y Galicia, han optado por una moratoria.

Boquerón, Rodaballo y Lubina

El 6 de junio de 1964 brotó petróleo por primera vez en suelo español, en la localidad de Ayoluengo, en Burgos, pozo que aún funciona, aunque de manera testimonial, pues produjo solo 6.000 toneladas en 2015.

El de mayor producción el año pasado en nuestro país fue el de Montanazo-Lubina, en Tarragona, con 114.000 toneladas. Salvo el de Ayoluengo, el resto de yacimientos de crudo están en la provincia de Tarragona, tanto en tierra (Boquerón y Rodaballo) como en el mar (Casablanca).

Los yacimientos de gas natural en España también son cinco, pero su localización no tiene nada que ver con los del crudo. El más importante y reciente es el de Viura, en La Rioja, que produjo 590 GWh en 2015, el 84,5% del total. Los demás se concentran en las provincias de Sevilla (El Romeral y El Ruedo) y Cádiz (Marismas). También hay otro «offshore» (mar adentro), denominado Poseidón, en el golfo de Cádiz.

Fuente

Publicar un comentario en la entrada