lunes, 2 de mayo de 2016

Al final, los chinos

Un barco chino será el primero en cruzar el Canal de Panamá ampliado


El barco portacontenedores Andronikos, de la naviera china Cosco, será el primero en cruzar la ampliación del Canal de Panamá durante la ceremonia de inauguración del próximo 26 de junio, según se ha decidido en el sorteo público realizado este viernes por la administración de la vía interoceánica. El buque tendrá que hacer un recorrido a través de 4,7 millones de metros cúbicos de hormigón, 321.000 toneladas de acero y 1,6 millones de cemento en el tránsito inaugural por las nuevas esclusas del Canal de Panamá, uno de los más importantes megaproyectos de ingeniería y construcción desarrollados en el siglo XXI en el mundo.

El barco chino de mercancías mide 48,25 metros de manga y 299,98 metros de eslora y tiene una capacidad máxima de 9.400 toneladas. Cosco salió vencedora en el sorteo realizado este viernes en la estatal Administración del Canal de Panamá (ACP). Compitió con la naviera Wallenius Wilhemsen Lines (WWL), de Noruega, que participó en el sorteo para lograr el honor de ser recordado como el primer usuario del paso marítimo con el portavehículos Thalatta, con capacidad máxima de 8.000 toneladas y 36,5 metros de manga y 199,97 metros de eslora.

“Estamos ansiosos”, aseguró el panameño Jorge Quijano, administrador de la ACP. Aseguró que “es un honor” que Cosco celebre con ellos lo que será un día “histórico” para Panamá. “Estamos preparados para continuar dando un servicio de calidad, fiable y seguro a través del Canal ampliado para todos nuestros clientes”, subrayó.

Al Andronikos le seguirán más de 100 embarcaciones Neopanamax que reservaron plaza para transitar por la expansión de la ruta que une al Atlántico y al Pacífico en la cintura de América. La ACP invitó a sus principales clientes a participar en el sorteo y cada embarcación propuesta debía tener 49 metros de manga y 366 metros de eslora total. El calado máximo para el tránsito inaugural es de hasta 12,5 metros.

La ampliación del Canal, que empezó en 2007, evitó tocar a las viejas esclusas, inauguradas en 1914 y por las que todos los años transita el 5% del transporte marítimo mundial en un paso de 80 kilómetros de largo abierto entre los océanos Pacífico y Atlántico en un delgado territorio sobre una franja de 8,1 kilómetros a ambos lados de la vía acuática y de uno a otro litoral. Las esclusas de Pedro Miguel y Miraflores, en el Pacífico, y Gatún, en el Atlántico, que comenzaron a ser construidas por Estados Unidos en 1904, han seguido funcionando con normalidad durante las obras faraónicas.

El megaproyecto es ejecutado en otros sectores, dentro de la misma franja, por el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC), encabezado por la española Sacyr, de España, e Impregilo, de Italia, con Jan de Nul, de Bélgica, y Constructora Urbana, de Panamá, como socios minoritarios. El coste inicial fue de 5.250 millones de dólares, de los que 3.118 millones de dólares corresponden a la licitación ganada en 2009 por GUPC y es el trecho más importante de la expansión. Las obras no han sido un camino de rosas: hubo problemas graves de sobrecostes que llegaron a paralizar en 2013 las obras y algunos retrasos importantes, lo que ocasionó un duro pulso entre Sacyr y los responsables del canal, que todavía pervive en forma de reclamaciones económicas por parte de la empresa española.

Fuente
Publicar un comentario en la entrada