lunes, 9 de mayo de 2016

No todo es tan maravilloso como parecía

Los petroleros dejan contratos a la baja para la industria auxiliar naval

La ansiada carga de trabajo de los petroleros Suezmax que Navantia construye para la naviera vasca Ondimar no termina  de cumplir con las expectativas que han generado. El constructor público tuvo que hacer un importante esfuerzo para que su oferta pudiera competir en el mercado y eso supuso un valor por debajo de lo esperado. Eso se traslada ahora a la industria auxiliar naval que empieza a conocer los contratos para participar de esta carga de trabajo. Y la primera sensación entre los empresarios es que el precio se ha ajustado al límite. Así lo reconocen varias de las firmas consultadas que aspiran a hacerse con estos encargos.

A pesar de la prudencia que quieren mantener dada la situación del sector, consideran que «Navantia está apretando más de lo que se esperaba». Ese era uno de los factores con los que ya contaban, pero «no una negociación tan dura desde el principio», coinciden. Sobre lo que eso pueda afectar a la creación de puestos de trabajo, ninguno se atreve a hacer estimaciones, aunque no dudan de que la oferta podría ser menor.

Este medio ha expuesto también el asunto a la patronal que asegura no conocer a fondo los contratos ofrecidos y pide paciencia antes de hacer valoraciones, pues «las conversaciones están muy al principio», aseguran fuentes de la CEC.

Por su parte, fuentes de Navantia admiten que el montante de los encargos para a la industria auxiliar que ya se han publicado no es tan generoso como en otras ocasiones. No obstante, recuerdan que «en el mercado civil la competencia es feroz y el precio es más ajustado que en otros ámbitos como el militar». Según indican, conseguir este tipo de contratos cuesta mucho más, puesto que las empresas asiáticas hacen ofertas muy competitivas. Esa es la nueva realidad a la que se tiene que adaptar el sector para que el constructor público sea también competitivo. 

Ya en marcha

Poco a poco se van desvelando los contratos que el astillero de Puerto Real encargará a la industria auxiliar. Por el momento sólo se ha adjudicado uno de los encargos que se van a subcontratar, en concreto el de fabricación de previas tipo T por un valor de 8,57 millones de euros (IVA incluido). Con él se ha hecho la empresa Montajes Cambel Europa, SA con sede en Puerto Real tras firmar el acuerdo rubricado el pasado 7 de abril, según recoge el expediente que Navantia ha publicado en su plataforma de contrataciones. La vinculación comercial será de dos años y medio.

Y el último que ha sido resuelto es hasta ahora el de mayor cuantía. El anuncio de licitación salía bajo el concepto ‘Trabajos de fabricación de acero buques Suezmax’ e incluye varias modalidades como bloques planos, curvos, curvos para zona de proa y zona de popa, formación de macros en premontaje y uniones en dique para máquinas y tanques. El montante total asciende a 49,8 millones de euros (IVA incluido), pero el constructor público no ha encontrado ninguna empresa que haya presentado una «oferta adecuada», con lo que el pasado 28 de abril decidió desistir de este proceso, como consta en el expediente de resolución.

En evaluación previa

Otros tres contratos vinculados a los petroleros están en la fase de evaluación previa, entre ellos el segundo de más cuantía, el de la pintura de estos buques. El importe asciende a 39,97 millones de euros (IVA incluido) con un plazo de ejecución de 28 meses.

Le sigue el de la instalación eléctrica, con un presupuesto de salida de 9,82 millones de euros (IVA incluido) y un periodo de vinculación igualmente de 28 meses. El más modesto hasta ahora es el de las instalaciones SAP, el sistema de gestión con el que trabaja Navantia desde hace casi una década y que en este caso se aplicará a distintas construcciones. Este último tiene un importe de licitación de 4,69 millones, ya con los impuestos incluidos, y el plazo es de dos años y medio.

Fuente
Publicar un comentario en la entrada