lunes, 9 de mayo de 2016

Se vuelve a abrir la válvula

La Argentina empieza a importar gas natural de Chile

Hace doce años, en abril de 2004, la Argentina dejó de exportarle gas a Chile. Los cinco gasoductos que se construyeron para que el país abasteciera a su socio trasandino funcionaron desde 1998 hasta que llegó Néstor Kirchner. Fue el principio de la decadencia en la producción de gas, que llevó al país a perder su independencia energética. Desde el próximo 12 de mayo, los gasoductos volverán a tener actividad: pero esta vez será Chile el que le exportará a la Argentina.

El país firmó dos contratos para importar gas desde el otro lado de la cordillera por alrededor de US$ 95 millones durante el próximo trimestre. Bolivia, que se comprometió a abastecer al país con 19 millones de metros cúbicos diarios, no está llegando a cumplir lo acordado. Entrega 16 millones, porque tiene inconvenientes en la producción. Con respecto a los barcos que traen gas líquido, ya se compraron 45 cargamentos y los puertos que los reciben están a plena capacidad.

El ministro de Energía, Juan José Aranguren, ya había conversado con el gobierno chileno sobre la posibilidad de comprarle gas. Además, la importación trasandina también resulta más económica que las otras opciones, salvo Bolivia, que de todos modos no tiene más para enviar.

Según informó el Ministerio de Energía, se pagará entre US$ 6,90 y US$ 7,20 por millón de BTU (la unidad de medida de gas) proveniente de Chile (que a su vez importa el fluido del sudeste asiático). Se utilizarán los mismos ductos por los que antes se exportaba.

¿Es más barato comprarle a Chile que traer barcos?, preguntó Clarín en el sector. Por un lado, los puertos ya no tienen más capacidad para que ingresen buques. "El gas que se importará es más barato que importar gasoil, que en el invierno es la alternativa. No hay otras fuentes disponibles de gas más barato", explica el consultor Daniel Gerold. El gasoil está entre US$ 9,70 y US$ 10,40.

"En 2016, hasta abril incluido, se pagó US$ 6,3 por millón de BTU (en la compra de gas por barcos). Sacando un primer cargamento caro de una compra que se hizo en el inicio de 2014, (el promedio entre enero-abril) sería de US$ 5,6 por millón de BTU. A esto habría que adicionarle US$ 1,3 a 1,5 por millón de BTU por costo estimado de regasificación. Y además, hay otros costos asociados al proceso. Y estos fueron los menores precios desde 2008, con un petróleo a un barril de US$ 30", agrega Gerold.

El presidente Mauricio Macri prometió que, hacia el final de su gestión, la Argentina volverá a exportarle gas a Chile. El vecino trasandino no tiene producción de ese insumo y necesita importarlo. Por los acuerdos de libre comercio que firmó con países del sudeste asiático, Chile llegó a comprar GNL en una banda de US$ 2,50 a US$ 3,50.

Cuando Argentina recurrió a Bolivia para obtener gas, el gobierno de Evo Morales le hizo firmar cláusulas que impedían que ese gas fuera "reexportado" desde la Argentina hacia Chile. Bolivia y Chile tienen diferencias históricas sobre límites geográficos. 

Publicar un comentario en la entrada