lunes, 9 de mayo de 2016

Más buenas noticias para nuestros astistilleros

Australia adjudica a Navantia la construcción de dos buques logísticos 

El gobierno australiano ha terminado de deshojar la margarita y ha adjudicado finalmente a Navantia la construcción de dos buques logísticos para su Marina. El contrato se ha firmado este jueves y supone una inversión de 700 millones de euros. La obra se desarrollará en el astillero gallego de Ferrol, aunque las factorías de la Bahía de Cádiz participarán en la construcción de algunos bloques. No obstante, el reparto definitivo está supeditado a la firma del contrato con Arabia para la construcción de cinco corbetas. Su adjudicación obligará a la dirección de Navantia a redistribuir la carga de trabajo entre Ferrol y Cádiz. De momento, el acuerdo con Arabia sigue a la espera del visto bueno de Riad.

Australia se ha convertido en cliente preferente de los astilleros públicos españoles. La relación naval entre España y Australia comenzó en 2007 con la adjudicación de un megacontrato para la construcción de dos buques anfibios. En los últimos diez años Navantia ha construido para la Marina australiana dos LHD, el ‘Camberra’ y el ‘Adelaide’, similares al portaaeronaves español ‘Juan Carlos I’, y doce lanchas de desembarco. La inversión de este encargo superó los 1.400 millones de euros. En estos momentos, Navantia construye también por transferencia tecnológica para la Marina de aquel país tres destructores por valor de 1.185 millones de euros. El tercer contrato que acaba de suscribir para la construcción de dos buques logísticos colocan a Australia como el mayor inversor de Navantia. Navantia persigue ahora un contrato de nueve fragatas. 

Casi cinco años de trámites

La empresa pública española fue seleccionada hace dos meses como licitador preferente por el departamento de Defensa del Gobierno del país oceánico. No ha sido fácil llevarse el gato al agua después de cinco años de gestiones. En la terna final quedó también el astillero coreano de Daewoo, cuya oferta era muy competitiva. El Gobierno de Corea del Sur ya mostró su indignación el pasado abril cuando Navantia fue elegida oferta preferente por Australia. El país asiático consideraba que era el socio preferido por los australianos para el desarrollo del proyecto, pero se llevaron una amarga sorpresa al comprobar que no era así.

El contrato incluye dos buques petroleros y de suministro de clase ‘Cantabria’, de 19.500 toneladas cada uno, que serán los sustitutos de los existentes HMAS ‘Success’ y HMAS ‘Sirius’ en la flota de la Armada de las Antípodas. El vicealmirante australiano Tim Barrett indicó que está previsto que la entrega de los barcos se produzca entre 2019 y 2020, en vez de entre 2020 y 2024, como se había señalado meses antes. El encargo para el astillero de Ferrol está previsto que se lleve a cabo a partir de junio del próximo año y durante todo el periodo, de casi cuatro años, se estima que puedan llegar a operar hasta 3.000 empleados.

Navantia se impuso en el último paso del concurso a la coreana Daewoo y ha confirmado así su relación con la Marina australiana, ya que también se encuentra junto a otras dos empresas en la lista final de candidatas para la construcción de nueve fragatas, a partir de 2018.

Las dos unidades que ha encargado Australia a Navantia son muy similares al BAC ‘Cantabria’, de la Armada española, construido en el astillero de Puerto Real entre 2007 y 2010. Este buque está diseñado para suministrar apoyo a la Fuerza Naval durante un periodo de 50 días en situación de paz y de diez en situación de combate sin necesidad de entrar en puerto para reaprovisionar. Es capaz de servir de plataforma de helicópteros medios y pesados o de transporte de material, recibir líquidos y sólidos, proporcionar asistencia sanitaria y almacenar residuos sólidos de otras embarcaciones.

La construcción del ‘Cantabria’ comenzó en julio de 2007 y su puesta a flote se produjo el 21 de julio 2008, amadrinado por Aurora Díaz Abella, esposa del entonces presidente de la comunidad autónoma de Cantabria, Miguel Ángel Revilla. Es el buque de mayor tamaño de la Armada tras el Juan Carlos I, con 162 metros de eslora y una dotación compuesta por 122 personas.

Publicar un comentario en la entrada