martes, 5 de febrero de 2013

Mucho tema en la recámara

Los importadores de GNL en el centro de la escena

Durante los últimos años, la atención de la industria naviera fue monopolizada por seductores proyectos en relación con la oferta de gas natural licuado (GNL) en Australia y los EEUU. Pero hay algunos desarrollos intrigantes del lado de la demanda este año, que merecen una mirada más detallada. 

Singapur tiene previsto iniciar la importación, una jugada que según se espera creará un negocio “hub”, dado que las cargas serán fraccionadas en la Terminal de Singapur y transportadas en barcos más pequeños hacia otros hambrientos importadores de GNL del sudeste de Asia. Se ha dicho que esta iniciativa estimulará la adopción de un nuevo mecanismo de precios del GNL para Asia.

Sudamérica está a punto de incrementar sus importaciones, con países como Chile y Argentina que recibirán más cargas de la planta de exportación de Snøhvit, Noruega. La demanda sudamericana le está dando un nuevo hálito de vida a la planta noruega, cuyos planes de exportación de cargas a los Estados Unidos se cayeron de bruces cuando el país norteamericano comenzó a producir su propio gas de esquistos a gran escala.

Las necesidades energéticas de Japón despiertan dudas: ¿promoverá el nuevo gobierno japonés un rápido reinicio de la producción de energía nuclear, reduciendo el crecimiento de las importaciones japonesas de GNL? ¿Tendrá éxito Japón en su cruzada por lograr una nueva estructura de precios que le permita pagar menos por sus importaciones de GNL?

Lo más probable es que no lleguen a producirse este año cambios drásticos en la política de importación de GNL del país asiático.

Mientras tanto, China aparece como una suerte de enigma. Necesita importar para satisfacer sus requerimientos energéticos, y en tan gran medida que tiene previsto un incremento de alrededor del 15% (16,5 millones de toneladas) en sus importaciones de GNL para este año, un crecimiento que sobrepasará al de otros importadores clave en el mercado. La mala noticia para los armadores extranjeros, es que China procurará utilizar al máximo los buques de armadores nacionales para cubrir estas importaciones. Algunas conversaciones que hablan de la potencial construcción de 60 nuevos barcos gaseros para armadores chinos, agregan más preocupación a los foráneos. Pero por el momento, el crecimiento de las importaciones de GNL por parte de China beneficiará a todos los armadores del segmento.

India asimismo, genera incertidumbres. Sus necesidades energéticas son grandes y sus importaciones de GNL están creciendo. Pero podrían limitarse una vez que entre en régimen la producción de sus enormes yacimientos gasíferos de la cuenca de Krishna Godavari.

Europa tiene problemas para incrementar sus importaciones. Las cargas se están enviando a Asia en vez de Gran Bretaña –el mayor importador europeo de GNL-, porque Asia paga mayores precios. Además, Gran Bretaña no tiene contratos a largo plazo que garanticen el abastecimiento de cargas para países exportadores como Qatar, lo que genera preocupaciones acerca de la seguridad de la oferta.

Consecuentemente, Gran Bretaña espera que las cargas de gas de los EEUU vengan al rescate. Pero esto no va a ocurrir antes de que pasen unos tres años, y aún entonces no hay garantías sobre cuánto gas tendrá disponible EEUU para exportar.

Se necesitan más inversiones para expandir la Terminal de importación del Reino Unido para incrementar el abastecimiento por barco, que cubre alrededor de un cuarto de las importaciones de gas del país (otro cuarto llega por gasoducto desde Noruega).

Considerando todas estas cuestiones, no debe sorprender que las importaciones de GNL en Europa estén cayendo, y que lo sigan haciendo este año. De acuerdo con la información de Lloyd’s List Intelligence, en 2010 se hicieron 157 viajes de buques gaseros a Gran Bretaña, cifra que trepó a 196 en 2011, y que se derrumbó a 99 en el año 2012.

Asi que, pese a los comentarios sobre un año 2013 apagado para los desarrollos del GNL –antes de los “deslizamientos sísmicos” que se esperan para los próximos años, como el surgimiento de Australia como nuevo proveedor, la caída de Angola como exportador, la terminación de la expansión del canal de Panamá para permitir el paso de gaseros de GNL provenientes de los EEUU-, el sector todavía enfrenta este año cuestiones apremiantes.
Fuente: Nuestro mar
Publicar un comentario