lunes, 25 de febrero de 2013

Y los nuestros parados...

Los astilleros constructores japoneses buscan expandir su actividad al mercado de las superplataformas flotantes

En medio de una recalentada competencia con Corea del Sur y China, el gobierno japonés, junto con los principales astilleros constructores y empresas de maquinaria pesada está desarrollando grandes plataformas flotantes (“megafloats”) con el propósito de expandir sus negocios en el exterior, utilizando tecnología de avanzada desarrollada en el país.

De acuerdo con la Asociación de Astilleros Constructores de Japón y otras organizaciones relacionadas, la oferta sigue superando a la demanda en el mercado global de construcción de buques de transporte. Existe la posibilidad de que la cartera de órdenes de construcción de los principales astilleros constructores japoneses caiga a cero para finales de 2013.

Después del pico de demanda experimentado en el 2011, la cantidad de nuevas órdenes de construcción cayó dramáticamente, y el país se vio expuesto a una severa competencia de precios con China y Corea del Sur, lo que mantuvo deprimido el valor de venta de buques de carga nuevos.

La industria naval de construcción se ha concentrado más recientemente en ciertos desarrollos marinos como la explotación de petróleo y gas, así como en la construcción de buques de transporte de gas natural licuado y megapetroleros.

Las áreas de explotación de recursos minerales marinos se van desplazando hacia las regiones pelágicas, a medida que se agotan los recursos más costeros. Y como la distancia entre las nuevas explotaciones y las costas se incrementa a cientos de kilómetros, aparecen las grandes plataformas flotantes como una alternativa para la satisfacción de muchas necesidades.

La industria naval japonesa ha llevado a cabo investigaciones sobre el desarrollo de superplataformas flotantes desde 1995. Un ejemplo notable de tal proyecto, es el de la estación de almacenamiento de petróleo Shirashima, instalada en Kitakyushu.

Otra estructura gigante que se había utilizado como parque pesquero flotante en Shizuoka, fue recientemente destinada a servir de punto de almacenamiento del agua contaminada por radiación que se había utilizado para enfriar los reactores dañados y el combustible nuclear de la planta Fukushima 1 de Tokyo Electric Power Co.

Existe también un proyecto asociado con el desarrollo petrolero offshore en Brasil, que podría atraer una inversión de alrededor de 10 billones de yenes, para el 2020.

Otro tema que es materia de planeamiento en la actualidad, es el referido a la minería de los fondos marinos en la zona económica exclusiva de Japón, especialmente en lo referido a los hidratos de metano, considerado un combustible de próxima generación.

Corea del Sur también está liderando en el mercado de plantas offshore equipadas con facilidades para usos de explotaciones minerales. En 2011, Corea tenía el 39% del mercado, mientras que Japón solo participaba con el 1%.

Los astilleros locales tienen esperanzas de recibir apoyo financiero del gobierno, para lanzar una ofensiva en el mercado del desarrollo marítimo, con foco en las superplataformas flotantes.
Publicar un comentario en la entrada