martes, 19 de febrero de 2013

Todos a la misma carta

Chile apuesta a que shale gas de EE.UU. alivie sus problemas de energía
El subsecretario de Energía, Sergio del Campo, sostuvo que ello atraería más inversiones en plantas termoeléctricas. El país del sur tiene debilitado su sistema interconectado y lleva tres años con baja producción hidroeléctrica.

Chile apuesta a que la pujante entrada de Estados Unidos en el mercado del gas le ayude a aliviar sus necesidades energéticas, mientras le preocupa que no puedan desarrollarse hidroeléctricas en el sur del país.

El subsecretario de Energía, Sergio del Campo, explicó que el auge de la producción de gas no convencional o shale gas en Estados Unidos atraería más inversiones en centrales eléctricas que usen ese combustible en el país sudamericano, que trata de superar una estrechez energética de años.

“Si el precio del GNL (Gas Natural Licuado) baja por debajo de los 10 dólares el millón de BTU a unos 7-8 dólares, eso podría cambiar la participación relativa en el Sistema Interconectado Central y podría tener preferencia sobre las centrales en base a carbón”, dijo Del Campo en una entrevista.

Sin embargo, reconoció que proyectos más competitivos en GNL, en el mejor de los escenarios, entrarían en funcionamiento para el 2017, tras cumplir con la normativa legal.

Problemas energéticos

El Sistema Interconectado Central (SIC), que sirve al centro y sur del país, fue debilitado por un potente terremoto en febrero del 2010, provocando incluso apagones, por lo que el Gobierno lanzó un plan para fortalecer el segmento de transmisión.

A esto se sumaron tres años de baja hidrología, debido a la sequía, lo que golpeó la generación eléctrica a través de estas fuentes para el sistema, complicando los costos.

En contraste, el sistema norteño (SING), que abastece a las grandes operaciones mineras, no presenta problemas en suministro.

Chile buscaba sumar 8,000 megavatios a su matriz energética al 2020, actualmente de 17,000 megavatios, para atender la demanda por el crecimiento económico del país.

Del Campo dijo que el Gobierno estima que al final de la década el sistema sume unos 24,000 megavatios.

Actualmente, el mayor sistema interconectado eléctrico del país, SIC, recibe más de un 30% de aporte de centrales hirdroeléctricas y a carbón y poco más del 20% de las plantas a gas. Por su parte, en el SING más de un 90 por ciento de la generación de energía es térmica.
Fuente: gestion.pe
Publicar un comentario en la entrada