lunes, 11 de febrero de 2013

Por bastante diferencia

Navantia superó en 30 millones el precio tope del buque noruego
El país insiste en que enfatizó la importancia del criterio económico

Navantia acaba de ser excluida del concurso abierto por la Armada de Noruega para la fabricación de un buque logístico, que reportaría unos tres años de carga de trabajo para los astilleros ferrolanos, que claman por ocupación ante la falta de pedidos. Sin embargo, la empresa no ha visto esfumarse sus opciones en este proceso, en el que competía con otros cinco astilleros, por la debilidad de su modelo propuesto -basado en el Cantabria fabricado para la Marina española- sino porque no ha cumplido uno de los requisitos principales del concurso: el precio del navío. Así, frente a los 175 millones de euros de coste máximo que había establecido la Norwegian Defence Logistics Organisation (NDLO), organismo que gestiona los programas navales en el país, Navantia presentó una propuesta de fabricación de un buque por 208 millones. O lo que es lo mismo, por un sobrecoste de casi 30 millones, un importe más de un 16% superior al tope establecido.

En la comunicación remitida a la firma pública española por el mencionado organismo nórdico, este pone de manifiesto que la oferta de Navantia excedía el coste máximo fijado, pese a que «la importancia del criterio del precio había sido ampliamente enfatizada por la NDLO» tanto en la documentación presentada como en la conferencia a los astilleros ofertantes -en total seis- celebrada en septiembre del pasado año.

Versión de la empresa

Fuentes oficiales de Navantia explicaron que, tomando en cuenta los requisitos establecidos por la Armada nórdica para el buque logístico, el precio ofertado era el mínimo posible. De lo contrario, subrayan, incurriría en pérdidas.

Es la segunda ocasión en la que la compañía que preside José Manuel Revuelta es excluida de este concurso por haber sobrepasado el precio. La primera vez que se abrió el proceso, en el 2011, finalmente no se aceptó a ningún candidato por ese motivo, y ahora Noruega ha tardado solo un mes en excluir a la firma española, que había presentado su propuesta el día 2 de enero, en este segundo intento. Pese a subrayar el «incumplimiento» del requisito económico, la Marina noruega reconoce a la compañía española el esfuerzo realizado para ajustar el precio.

Expectativas

La pérdida de posibilidades en este concurso ha sido un varapalo para las expectativas de consecución de carga de trabajo en las plantas locales. Entre las exigencias establecidas por la Marina nórdica en el concurso se encontraba que el navío, que está llamado a prestar apoyo a la flota militar nórdica llevando víveres y combustible y sirviendo de respaldo médico si así fuese necesario, tendría que estar entregado a la Marina del país en octubre del 2016, lo que supondría varios años de ocupación.

175 Millones de euros del coste máximo de fabricación del buque

En la competición participaba Navantia, la francesa DCN, la italiana Fincantieri, el noruego Bergen Group y los coreanos Hyundai Heavy Industries y Daewoo.
Publicar un comentario en la entrada