domingo, 24 de marzo de 2013

Adios a un clásico

El último viaje del buque ´Arlequín Rojo´
El barco será desguazado en el Puerto de Santa María después de medio siglo de navegación

El buque 'Arlequín Rojo' de la naviera Baleària ha realizado esta semana su última travesía desde el puerto de Algeciras al Puerto de Santa María.

La embarcación será desguazada después de medio siglo navegando y casi 20 años uniendo las Pitiusas.

El buque dejó de operar a finales de 2012, cuando Baleària incorporó el ferry Posidonia a la línea de Formentera-Ibiza.

El barco, convertido en un icono del transporte marítimo pitiuso, fue construido en los astilleros Dubigedon 1964 en Nantes (Francia). Operado por la Companie Morbihannaise de Navigation, hasta 1975 actuó como transbordador fluvial en el río Loira bautizado como Saint Gildas, y después como Saintongeais uniendo las islas del golfo de Morbihan, en la Bretaña francesa.

En febrero de 1993 empezó a navegar en España, ya con el nombre de 'Arlequín Rojo', para la compañía Flebasa, precursora de Baleària.

En estos 20 años el buque se convirtió en una silueta habitual en aguas pitiusas, primero transportando pasajero y carga entre las dos islas, y desde 2009 ofreciendo exclusivamente servicios de mercancías.

El buque ha sido durante años el principal aprovisionador de mercancías pesadas hacia Formentera. Entre 1992 y 2002 también navegó en Es Freus su gemelo el 'Arlequín Rosa'.

Transbordador fluvial

Una de las peculiaridades del Arlequín Rojo proviene de sus orígenes como transbordador fluvial: su simetría de babor a estribor, con un puente central que contaba con dos mandos hidráulicos distintos, que le permitía navegar en ambos sentidos sin necesidad de dar la vuelta. Esto facilitaba la carga y descarga de mercancías al poseer rampas tanto en babor como estribor.

Para Enrique Bilbao, que fue el capitán del Arlequín Rojo de forma intermitente desde 1998, esto lo convertía "en un buque muy maniobrero".

En los últimos años, cuando ya solo transportaba carga, contaba con una tripulación de 9 personas que conocía personalmente al pasaje, básicamente transportistas que viajan a diario entre Ibiza y Formentera. 
Publicar un comentario en la entrada