martes, 12 de marzo de 2013

Vuelta a las andadas en Argentina

Demoras en la entrega de GNL por la falta de pago

Los barcos estuvieron dos días, cada uno, esperando la cancelación previa de las facturas. Las importaciones de gas por barco volvieron a poner al descubierto las dificultades económicas y los problemas de gestión del Gobierno. Por demoras administrativas y falta de recursos, los dos últimos barcos de GNL que llegaron al país estuvieron dos días parados en los accesos a los puertos de Bahía Blanca y Escobar a la espera de que el Gobierno abone las cargas.

Las demoras –provocadas por las desinteligencias entre YPF, ENARSA y el ministerio de Economía– le generaron al país un sobrecosto por los mayores gastos portuarios y marítimos de US$ 240.000.

En el caso de la terminal bahiense, el cargamento de 135.000 metros cúbicos de GNL a bordo del buque Sestao Knutsen estuvo en condiciones de ser descargado en las primeras horas del lunes. Pero, como el Gobiern o no canceló a tiempo los US$ 48 millones de la carga, la proveedora Gas Natural Fenosa (GNF) frenó la entrega y dejó el barco esperando en el canal de acceso. Recién ayer y tras pagar la totalidad del suministro, los funcionarios de ENARSA lograron destrabar la entrega de GNF, la compañía española que controlan Repsol y La Caixa.

En tanto, en el puerto de Escobar, la mora en el pago a la trader Vitol también retrasó dos días la descarga del combustible. En este caso, la suma en juego por la provisión de 80.000 metros cúbicos fue de casi US$ 28 millones.

Más allá de la demora oficial, ésta carga de Vitol tendría que haber llegado a mediados de febrero. Pese a que correspondía la aplicación de penalidades, los directivos de YPF y ENARSA que tienen a su cargo las compras de GNL no sancionaron a Vitol y le permitieron reprogramar la entrega.

Según los datos obtenidos por Clarín, la demora en los pagos se produjo porque el Gobierno optó por utilizar los recursos que tenía disponible la semana pasada para c ancelar parte de los pagos atrasados por las importaciones de gas natural de Bolivia y una carta de crédito pendiente con British Petroleum (BP) por un barco de GNL entregado en enero.

Para los analistas del sector, las demoras en los pagos podrían reiterarse y complicar el abastecimiento entre mayo y agosto cuando deben arribar entre 8 y 10 barcos de GNL por mes para abastecer las terminales regasificadoras.

Para este año, el Gobierno tiene programada una importación récord de 83 barcos de GNL. Hasta ahora logró adjudicar el 75% de las cargas y le falta cubrir el 25% restante para completar el suministro anual de Bahía Blanca. 
Publicar un comentario en la entrada