domingo, 24 de marzo de 2013

Duro golpe

El puerto de Algeciras se queda sin la esperada inversión de Hanjin
La naviera surcoreana basa su decisión en la crisis, el alto coste de la terminal por la estiba y la falta de inversión en el tren

Hanjin renuncia a la opción preferente para explotar la fase B de Isla Verde Exterior del puerto de Algeciras. Así lo anunciaron el consejero delegado de TTI-A, Alonso Luque, y el presidente de la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA), Manuel Morón. La multinacional surcoreana alega -en un escrito que fue entregado en persona por un directivo a la APBA el pasado jueves- la dificultad de negocio por la crisis, el alto coste operativo de la terminal y la falta de inversión en la conexión ferroviaria. La naviera, no obstante, propone quedarse con una tercera parte de la fase B; una oferta que será remitida a los servicios jurídicos y que será estudiada por el consejo de administración de la APBA.

El consejero de TTI-A señaló que Hanjin era consciente de que jurídicamente ya no era posible ampliar el plazo para tomar una decisión y agradeció a la APBA la concesión de las prórrogas. Luque indicó que la crisis económica dificulta captar nuevos volúmenes y que, aunque hay navieras interesadas, no está garantizada la rentabilidad. Asimismo, explicó que los costes operativos de la terminal son "bastante altos" lo que no permite atraer tráficos "de forma adecuada". Otro de los motivos de Hanjin, expuestos a través de Luque, es que no hay seguridad de que el tren vaya a funcionar a corto plazo, "lo que nos hace dudar porque apostamos por el import/export ya que el transbordo tiene un margen pequeño".

El consejero delegado de TTI Algeciras recordó que Hanjin tenía previsto invertir entre 180 y 210 millones en la ampliación de su terminal de contenedores a través de la fase B. En la construcción de la misma se iban a crear 400 puestos de trabajo y, una vez que estuviera plenamente operativa, iba a emplear a 300 personas "básicamente estibadores".

Luque quiso dejar claro que la renuncia a la opción preferente no quita que Hanjin continúe con su interés en sacar el máximo rendimiento a la fase A, en la que opera con una terminal semiautomática desde 2010. Por ello, la multinacional surcoreana ha elevado una solicitud a la APBA para que le sea adjudicada una tercera parte de la fase B de Isla Verde, en concreto 12 hectáreas de la zona colindante a su terminal. "La APBA debe evaluar la propuesta y respetaremos su decisión. La apuesta por Algeciras sigue en pie y Hanjin mantiene su ilusión de hacerla rentable", manifestó Luque.

El consejero de TTI-A dijo que la compañía estaría pendiente de la evolución económica y pidió disculpas a la comunidad portuaria y a la sociedad campogibraltareña a sabiendas de las expectativas que había creado este proyecto y que se han visto "truncadas".

El presidente de la APBA, por su parte, explicó que la propuesta de Hanjin de quedarse con una tercera parte de la explanada debe ser analizada desde el punto de vista jurídico ya que no estaba contemplada dentro del pliego de condiciones del concurso. Morón indicó que el pasado viernes mantuvo una conversación con el presidente de Puertos del Estado, José Llorca, para informarle de la decisión de Hanjin y que le dijo que la propuesta de la naviera deberá ser sometida a la decisión del consejo de administración de la APBA. "Tenemos que hacer un análisis de los mercados y ver qué otras opciones hay. Nuestra obligación es luchar por el interés general del puerto", manifestó.

Morón reflexionó que más importante que la decisión de Hanjin "es la viabilidad económica del puerto", recordando la desaparición de las grúas amarillas de TCA. Así, recalcó que la "debilidad" del puerto radica en que es de transbordo, cuyos tráficos son volátiles, frente a la mayor estabilidad que confiere el import/export. El presidente de la APBA añadió que la única forma de eliminar este "riesgo" es potenciando la actividad import/export y para ello es vital la mejora la línea ferroviaria Algeciras-Bobadilla y su conexión con Madrid. "Pedimos un trato igualitario al Gobierno. Hoy los puertos están en igualdad respecto a las tasas y también deberían tener las mismas condiciones en cuanto a infraestructuras", dijo Morón.

El consejero de TTI-A indicó que la decisión de Hanjin se debe a un conjunto de factores y, sin precisar cuál ha pesado más, reiteró que la falta de infraestructuras ha sido uno de ellos. Asimismo, señaló: "Debemos entonar el mea culpa porque hemos sido incapaces de que la estiba esté en línea con lo que le hemos pedido". Luque explicó que la solicitud de la tercera parte de la fase B se debe a que los 200 metros de muelle -donde actualmente operan grúas de TTI-A al ser zona pública- son "vitales" para poder atender a dos buques transoceánicos.
Publicar un comentario en la entrada