miércoles, 6 de marzo de 2013

Nuevo mercado

Gazprom firma un importante acuerdo con una empresa israelí
Gazprom ha conseguido el derecho exclusivo para vender gas natural licuado (GNL) del importante yacimiento de Tamar, en Israel. Para el gigante energético ruso es una nueva oportunidad para afianzarse en el mercado de GNL en la región Asia-Pacífico, así como para eliminar a potenciales competidores del mercado europeo.

Gazprom Marketing & Trading Switzerland, filial comercial de Gazprom, llegó a un acuerdo para el derecho exclusivo de venta del GNL producido en los yacimientos de Tamar (el mayor campo de gas en alta mar de Israel) y de Dalit.

El acuerdo se ha firmado con la compañía Levant LNG Marketing por un periodo de veinte años. Esta última, creada por el consorcio de hidrocarburos Tamar, posee los derechos de explotación de los yacimientos de gas homónimos.

Levant también colabora con la surcoreana Daewoo, que se encargará de construir una plataforma flotante para la licuefacción, almacenaje y transporte del GNL. Además de comprar el carburante de esta plataforma, Gazprom será responsable de encontrar clientes.

El monopolio ruso no ha precisado cuál será el volumen del suministro. Se sabe, no obstante, que en 2017 se empezará a suministrar gas del yacimiento de Tamar, con una capacidad de 3 millones de toneladas métricas de GNL al año. En total, se prevé exportar al mercado de GNL de Extremo Oriente 4.200 millones de metros cúbicos.

El año pasado las autoridades rusas exhortaron a Gazprom para que cambiara su estrategia de exportación y no dejara escapar la oportunidad de afianzarse en el mercado de GNL, en el que la presencia de Rusia es todavía mínima.

Sin embargo, a finales del año pasado, la compañía de hidrocarburos más grande de Australia, Woodside Petroleum, frenó la expansión de Gazprom en este sector. Los australianos acordaron comprar el 30% de un yacimiento de gas israelí todavía más grande, Leviathan, con unas reservas estimadas de 481 bcm (mil millones de metros cúbicos).

Gazprom, que suministra un tercio de todo el gas consumido en Europa, también pujó por el proyecto con miras a incrementar las exportaciones de GNL a Europa y Asia. Este fracaso podría afectar a largo plazo su posición en el mercado de gas europeo. El GNL es de particular interés para el sur de Turquía y Chipre.

Leviathan podría suministrar potencialmente a Europa hasta 200 bcm de gas en los próximos veinte años. Esto incrementará el abastecimiento de GNL y se podrán bajar los precios del gas a los consumidores europeos, según los expertos. Incluso sin tener en cuenta esta competencia, Gazprom ha tenido que revisar recientemente sus contratos de gas.

Por eso, el acuerdo con los otros importantes yacimientos israelíes es crucial para Gazprom. El monopolio ruso de gas considera que este nuevo contrato en Israel ayudará a fortalecer su posición en el mercado de GNL, cuyo crecimiento es vertiginoso.

“Gazprom ha recibido muchas críticas por no mostrar suficiente flexibilidad y empeño en el mercado de GNL. Su descuido en este ámbito es un problema nacional. Pero somos conscientes de ello y entendemos que en los próximos 2-3 años Rusia no dispondrá de una nueva planta de GNL. Por lo tanto, Gazprom está llevando a cabo una política juiciosa, tratando de captar una parte importante del mercado de la región Asia-Pacífico con ayuda de GNL extranjero y de penetrar en el mercado como vendedor, para luego tener la posibilidad de suministrar su propio gas en el futuro”, declaró a Vzgliad Konstantín Símonov, el director general del Fondo Nacional de Seguridad Energética.

“Hay varias rutas logísticas para transportar el gas desde Tamar. Una de ellas es en forma de GNL a los países de Asia-Pacífico. Otra es la construcción de un gasoducto a través de Chipre y Creta hacia Grecia e Italia. Si este gas llega a Europa, podría suponer una amenaza para el gas de Gazprom en el mercado del sur de Europa”, señala Símonov.

Según él, el proyecto israelí de Gazprom es un intento de matar dos pájaros de un tiro. “Por una parte, desviar el gas israelí del mercado europeo; por otra, colocarlo en el mercado asiático, donde más tarde debería entrar el nuevo GNL ruso”, explica Símonov.

Entretanto, el GNL ruso representa menos del 5% de las ventas mundiales, que se estiman en más de 300 bcm, señala Nikolái Podlevskij, jefe de análisis en Zurich Capital Management. El GNL “extranjero”, cree, permitiría que Gazprom alcanzara una posición más digna en el mercado de este producto energético.

Según Símonov, desde el punto de vista de la logística y de las perspectivas, Gazprom debería centrarse en India. “Todo el mundo anda distraído con China y Japón y se olvida de India, que actualmente es la hermana gemela energética de China. India depende fuertemente del carbón, por lo que la demanda de gas natural crecerá con mucha rapidez. Además, el país no tiene yacimientos de gas propios. Se entiende que crecerá el consumo de gas en India, por eso hay que posicionarse en el mercado mientras haya oportunidad, utilizando por ahora el gas extranjero”, concluye el experto.
Fuente: Rusia Hoy
Publicar un comentario en la entrada