martes, 19 de marzo de 2013

Siguen vendiendo participación

ENAP evalúa venta del 20% de GNL Quintero
Firma petrolera estatal redujo en 30% costos de refinación y podría enajenar activos

Una triple fórmula entre utilidades, capitalización y venta de activos. Ese es el contenido del plan estratégico que se está trabajando en ENAP para que la compañía estatal logre una viabilidad económica de largo plazo e inicie la reducción de la enorme deuda por más de US$ 4 mil millones que carga sobre sus hombros.

Para llevar adelante ese plan, la administración que lidera Ricardo Cruzat ha debido implementar una serie de cambios para reducir costos, elevar la eficiencia de las plantas y aumentar los ingresos de la estatal. La meta es clara, dice Cruzat: "Tener este 2013 una situación sustancialmente distinta al año pasado". Sólo a septiembre la compañía exhibía pérdidas por US$ 236 millones.

Pero en el último año la firma redujo en un 30% los costos de operación de las refinerías. Esto, gracias a una mayor eficiencia y al nuevo contrato de compra de GNL que cerró a fines de año con BG. A ello se suma el aumento en las ventas de gas a industrias y termoeléctricas, y la redefinición en la comercialización de combustibles a terceros, en donde se puso énfasis en disminuir los costos de traslado y aumentar la venta a clientes cercanos a las refinerías. "Hicimos más eficiente la operación de la refinería, esto es, producir los productos que son más valiosos y monitorear los procesos de nuestras plantas para reducir el uso de la energía", dice Julio Bertrand, gerente de refinación y comercialización de la estatal.

El ejecutivo sostiene que con dichas modificaciones las refinerías que opera Enap se han vuelto mucho más competitivas a nivel mundial, lo que permite estar a la par con sus contrincantes.

Pero ese no es el único efecto de estos cambios, que según Cruzat ya se han visto reflejados en los primeros dos meses del año. El gerente general explica que con esas políticas se da una señal positiva respecto de la viabilidad económica de largo plazo de la estatal, lo que abre las posibilidades hacia una decisión de capitalización por parte del Estado.

"Estamos en un punto de inflexión en que Enap operacionalmente va a estar en condiciones de empezar a bajar su endeudamiento de forma marginal. Operacionalmente ya no necesitamos seguir endeudándonos, sino que comenzamos a amortizar", asegura el ejecutivo.

Y agrega: "Estamos demostrando que se pueden hacer las cosas de manera diferente, redefiniendo los focos estratégicos y no disparando a la bandada. Se pueden revertir los resultados y ahora que es viable se puede hablar de capitalización. (...) ENAP hoy debe más de US$ 4 mil millones y sería razonable pensar en una cifra que de alguna manera permita ir tendiendo a la mitad de ese monto. Eso se logra racionalizando operaciones y disponiendo de algunos activos que no son estratégicos y obteniendo capitalización", afirma Cruzat.

Venta de activos

Uno de los frentes en el que trabaja la administración es en la evaluación de activos prescindibles para allegar recursos a la compañía. Para aquello, el directorio de la estatal -presidido por el ministro de energía, Jorge Bunster- le solicitó a la plana ejecutiva una valorización de las propiedades que puedan ser enajenadas.

Si bien en un principio era de conocimiento público que los dos activos que se pondrían sobre la mesa del directorio para evaluar su enajenación serían el 49% que tiene la estatal en la empresa de estaciones de servicios Primax -en Perú y en Ecuador- y los pozos petroleros en Egipto, a estos se sumará el 20% que tiene ENAP en el terminal de GNL Quintero.

"Según mandato del directorio estamos valorizando todos los activos que puedan ser prescindibles. GNL Quintero es un activo, ante la pregunta si se puede vender, la respuesta es sí, se puede vender, y ya existen valores de acuerdo a lo que se ha visto en el mercado", reconoce Cruzat.

Según el ejecutivo, lo relevante para Enap es tener derecho de uso del terminal y no contar con una parte de la propiedad. Pero Cruzat, precisa que el desprendimiento de este activo requiere que madure la industria del gas en Chile a través de nuevas regulaciones que diversifiquen la utilización del hidrocarburo en el país.

Se duplica la inversión exploratoria en Magallanes

Uno de los focos que tiene la administración de ENAP es elevar las inversiones en exploración de yacimientos gasíferos y petroleros en Magallanes. Según Hesketh Streeter, gerente de la línea de negocios de exploración y producción de la estatal, para 2013 se decidió aprobar una inversión récord por US$ 100 millones para esa zona, duplicando el promedio anual.

"Estamos enfocándonos en la cuenca de Magallanes en la búsqueda de gas no convencional. También estamos redoblando los esfuerzos para buscar crudo convencional y no convencional", afirma Streeter.

El ejecutivo explica que en los últimos años los esfuerzos exploratorios de la compañía habían estado fuera de Chile, dejando un tanto a un lado las búsquedas en el país. La administración decidió invertir dicha estrategia, teniendo en vista la escasez de gas que hoy vive la zona de Magallanes. Esta nueva definición se tradujo en la utilización de nuevas tecnologías y la llegada de especialistas internacionales a las tareas de exploración.

"Estamos construyendo un futuro, con cierto riesgo, pero con la oportunidad de encontrar crudo convencional y gas no convencional", dice Streeter.
Publicar un comentario en la entrada