miércoles, 13 de marzo de 2013

Al menos hay algo bueno...

Navantia repunta en el sector gasista con obras en cuatro barcos
La división de Reparaciones sostiene varios centenares de empleos

La división de Reparaciones de Navantia continúa con su buena marcha en cuanto a actividad y niveles de ocupación. También sigue demostrando que es un referente a nivel mundial en el mercado gasista. Prueba de ello es que de los seis buques que se encuentran actualmente sometiéndose a obras en las antiguas Astano y Bazán, cuatro son barcos gaseros y alguno de ellos con trabajo para varias semanas y con ocupación para unos 300 operarios. La carga de trabajo en esta unidad de negocio -que según fuentes sindicales supera las 800 personas- está amortiguando en algunos casos los despidos en firmas auxiliares que trabajan también para el área de nuevas construcciones.

Así, en estos momentos se encuentran en las instalaciones de las antiguas Astano y Bazán los metaneros British Innovator, Methane Spirit, LNG Bayelsa y LNG Capricorn, además del quimiquero Noble Spirit y del pequeño buque anfibio para la Armada de Argelia Kalaat Beni Rached.

El sector ha registrado un arranque de año con unos elevados niveles de actividad. Los representantes de los trabajadores afirman que las previsiones para los próximos meses son buenas, de forma que el dique número tres del astillero, el de mayor tamaño de los que funcionan en la ría, estará prácticamente ocupado hasta finales de año. No obstante, es en el sector gasista, uno de los más complejos y también de los que exigen una mayor especialización, en el que Navantia continúa su posición de liderazgo en el Atlántico y del Mediterráneo.

Debido a las limitaciones físicas de su mayor dique, se demanda para el astillero la construcción de un dique flotante con capacidad para efectuar obras en los barcos de mayor tamaño de las flotas actuales.

Tarea en el «Adelaide»

Por otro lado, el comité de empresa ha informado de que Navantia ha reiterado la importancia de que el Adelaide sea entregado de acuerdo a las previsiones contractuales. Los representantes de los trabajadores criticaron que a pesar de que en estos momentos hay operarios en subactividad y en las compañías auxiliares se están despidiendo a centenares de trabajadores, el 90% de la plantilla continúa a turno de mañana. Por ello, anuncian que van a oponerse a que se efectúen horas extraordinarias, ya que existen otros mecanismos alternativos para emplear a la plantilla sin tener que utilizar ese recurso.

Fuentes oficiales de la compañía aseguraron que en estos momentos no existe instrucción alguna con respecto a la realización de horas extraordinarias, aunque incidieron en la importancia de que el megabuque sea terminado en el plazo establecido, ya que tiene que ser embarcado en una fecha determinada, como su gemelo, el Canberra, en una plataforma especial que se contrata con mucho tiempo de antelación.
Publicar un comentario