martes, 13 de agosto de 2013

Curioso artículo

Desde el mar y los barcos vinieron las tecnologías que cambiaron el mundo
A quién no le gustaría saber qué clase de tecnología predominará en este mundo llegando al final de la actual década.

Con la velocidad creativa de hoy y la introducción apresurada de nuevas tecnologías, no es fácil predecir el futuro cuando tan solo faltan 7 años y, peor aún, por momentos, nos parece un devenir que plantea interrogantes porque ya estamos cambiando todo lo que tiene más de seis meses de antigüedad por obsoleto. Hace pocos días leímos en una nota de Oppenheimer que en el 2012 los EE.UU. habían registrado más de 130 mil patentes de invención y Japón, en segundo lugar, 52 mil, así que seguramente pronto tendremos noticias y no deja de preocuparnos. Todo esto nos trajo a la memoria una frase de Abraham Lincoln cuando dijo que "la mejor forma de predecir el futuro es crearlo" y quizá tenga razón, pero para eso hace falta educación, estudios, capacitación, para evitar que el "verdadero robot" sea el hombre sin educación.

Desde el mar.

Es un tiempo que nos está cambiando la vida no cada mes, sino cada día. Gracias a Dios nuestra longevidad nos ha permitido conocer desde la "radio a galena", miles de cambios en estas siete décadas adultas. Aunque tampoco hay que ir muy lejos porque en estos pasados 15 años en contacto con los barcos y en particular con los cruceros de turismo hemos visto los grandes cambios tecnológicos allí reflejados que han empujado desde al mar avances sobre todo en la presevacion del medio ambiente y el confort. Es así, un movimiento tecnológico que ha ido desde el mar hacia la tierra firme y eso lo hemos visto en la potencia de los motores, el consumo de los combustibles que sigue descendiendo, en las nuevas aleaciones de metales, nuevas tecnologías en la soldadura, nuevas hélices pues ahora estamos en las de seis palas, motores revolucionarios más pequeños con más caballos de fuerza y menos consumo de combustible, reducción del azufre y carbón, eliminadores del hollín grasoso pegado en las chimeneas de los barcos que generaban incendios, más velocidad, pinturas antifricción y antiadherentes para un mejor deslizamiento de los cascos, menos vibraciones en lo motores y más recientemente el uso de motores accionados a gas (LNG), lo más amigable con el medio ambiente con lo cual además se eliminan ruidos, vibraciones, y consumen menos. La iluminación incandescente de bajo consumo que tenemos en nuestros hogares apareció primero en los cruceros hoteleros para ahorrar energía. En cuanto a la seguridad de las naves y protección de las vidas en el mar, hemos visto una amplísima gama de grandes inventos para su preservación. No más incendios en las cocinas de los cruceros por acumulación de grasas, equipos salvavidas para evitar la hipotermia de los náufragos y ya aparecieron los destinados a los niños, lanchas salvavidas insumergibles, sistemas para evacuar una nave accidentada en dos horas y, sobre todo, uso de satélites para detectar obstáculos peligrosos para evitar colisiones, aunque nunca se descarta el fallo humano. Con los nuevos instrumentos de navegación prácticamente han desaparecido los encallamientos, excepto en los canales de navegación o dentro de los puertos. Con los nuevos sistemas de posicionamiento estático satelital, los barcos pueden permanecer fondeados y quietos en medio del oceano con un error de menos tres metros con sus motores propulsores y bowthrusters: ya no se precisan anclas y de hecho no las tienen. Ya están proliferando los motores "pods" que a su vez hacen de timón porque son giratorios, en uno de cuyo extremos va la hélice accionada eléctricamente. Estos motores-timones pueden hacer cambios de dirección tan rápido que habrían podido, de haber existido, desviarse a tiempo del iceberg que enfrentó el "Titanic". El uso de las velas automáticas para propulsión de las naves se sigue utilizando en forma experimental pero con gran éxito. En el diseño de iluminación y decoración de camarotes y ambientes sociales, se utilizaron computadoras que ofrecían imágenes en tercera dimensión, reales (así fue en el "Queen Mary 2"). Hay tanques de almacenamiento de LNG (gas natural) en tierra que se basa en una soldadura perfectísima utilizada en la construcción de los barcos transportadores del gas líquido (menos 160 grados). El automatismo está presente en todo el barco: en las máquinas, motores, alarmas, comuniciones; los cables conductores disponen cada tramo de sensores de temperatura para descubrir cortocircuitos, y esto es aún más valido para la hotelería de los cruceros donde vive un pueblo flotante. Casi todos los cruceros están equipados con potabilizadores de agua y procesadores de desechos grises, negros y de sentina, cada vez más eficientes y de menor volumen. En un crucero común, no muy grande, se procesan 1000 toneladas de agua potable cada día. No contamos los miles de dispositivos automáticos e inteligentes que funcionan en cada rincón de la nave para la salvaguardia de su seguridad y la del pasajero. También han aportado lo suyo en cuanto a innovación de tecnologías, la construcción de Plataformas Petroleras, donde se han instalado residencias para centenares de trabajadores y pista para helicópteros. En materia de seguridad los petroleros y los barcos transportadores de gases y químicos se han generado dispositivos inteligentes muy confiables y los accidentes son contados. Y, por supuesto, los cruceros de turismo han sido y son un riquísimo semillero de inventos para dar confort y seguridad al barco y a los pasajeros. De este mundo técnico han salido las herramientas automáticas que hoy se usan en tierra. El tratamiento de maderas y pinturas para protegerlas del salitre y cambios climáticos es otro de los grandes inventos que nos han dado desde el mar. Todo es producto de las duras y exigentes condiciones del mar para sobrevivir donde se requiere una permanente innovación y creatividad humana cuyos productos van luego a tierra. Los radares y ecco-sondas aparecieron en el mar y acaso los primeros en utilizarlos primitivamente fueron los barcos pesqueros para detectar bancos de capturas y es posible que la guerra naval los haya desarrollado. También la exploración espacial generó lo suyo en las comunicaciones.

El gas.

Pero ahora estamos en el tiempo de gas líquido (LNG), que parece sin duda ser el propulsor de los motores de las naves y de los equipos en tierra con mayor profusión, sea para propulsar o generar electricidad; es limpio, amigable con el medioambiente, y con ventajas técnicas. Y esto cada día se perfecciona a bordo de los barcos. Cada vez hay más naves equipadas con motores propulsados a gas natural y también los cruceros de turismo están optando por este gas. Más aún, Sudamérica y sobre todo Brasil tiene un gran futuro. Seguiremos con el tema gas que pronto entrará en nuestro escenario.
Fuente: el país uy
Publicar un comentario en la entrada