jueves, 30 de abril de 2015

Buenas perspectivas

La reforma del 'Allure' en el astillero de Cádiz implica más de 1.500 empleos

Todo está preparado en el dique cuatro del astillero de Cádiz para recibir el próximo domingo al 'Allure of the Seas'. Este crucero, propiedad de la compañía Royal Caribbean, se someterá durante dos semanas, un tiempo récord, a una puesta a punto de su maquinaria y a una profunda intervención interior, que implica la transformación de varias zonas de ocio y espacios comunes.

La mano de obra prevista es de unas 1.500 personas. Navantia y la industria auxiliar de la Bahía aportarán unos 600 operarios, mientras que el resto forman parte de las empresas subcontratadas que trae el propio barco para acometer la reforma interior.

El 'Allure' es uno de los cruceros más grandes del mundo. Su construcción acabó en 2009 y tiene 360 metros de eslora por 47 de manga. Son especialmente conocidas sus 16 cubiertas por la oferta de ocio que presentan. Todo un espectáculo en el mar. El crucero tiene capacidad para 5.400 pasajeros y 2.115 miembros de la tripulación.

A mediados del pasado abril, Royal Caribbean firmó con Navantia un acuerdo que vale su peso en oro, ya que consolida a los astilleros españoles, y en especial a la factoría gaditana, como referente mundial de la reparación de cruceros. El acuerdo con la Royal, flexible y prorrogable en el tiempo, garantiza carga de trabajo en la factoría de la capital hasta 2017. Navantia se convierte a través de este contrato en proveedor exclusivo de la flota que Royal Caribbean tiene desplegada por el Mediterráneo.

La naviera, con sede en Miami, cuenta con una flota propia de 21 cruceros y está vinculada además a otras empresas del sector que suman 43 barcos.

El 'Allure' llegará a Cádiz este fin de semana tras partir de Miami (Florida) y visitar Málaga y Barcelona. El barco se someterá a una amplia varada que implica el pintado del casco, la inspección de anclas, cadenas y acero, así como la puesta a punto de su maquinaria.

El personal de Navantia se encargará también del mantenimiento general de las hélices y de la instalación de una nueva sección de tuberías. La dirección del astillero gaditano asume además la logística necesaria para acometer la reforma interior. Es decir, Navantia controla el desembarco y almacenamiento del material que se necesita para abordar la transformación de varios restaurantes y salones de ocio. La obra del 'Allure' concluirá el 17 de mayo. El barco partirá hacia Barcelona, desde donde iniciará un crucero de cinco noches por Italia.

La relación entre Navantia y Royal Caribbean comenzó en 2010. Los contactos iniciales dieron pie a la reforma integral en Cádiz en noviembre de 2011 de uno de sus buques más característicos: el 'Splendour of the Seas'. Desde entonces, la comunicación se ha ido estrechando hasta sumar siete barcos reparados en Cádiz en los últimos cinco años, incluidos el 'Explorer' y ahora el 'Allure'.

De hecho, el astillero de la capital recibió el pasado 21 de marzo al 'Explorer of the Seas', que se sometió a una profunda obra de modernización que incluyó, entre otras cosas, la apertura de 81 camarotes de alto 'standing', la instalación de una pantalla gigante en una de sus cubiertas y la reforma de sus principales zonas de ocio. Unas 3.000 personas, entre operarios de Navantia y de la industria auxiliar, amen de las subcontratas que concertó el propio barco para la decoración interior, trabajaron a destajo en la factoría de la capital durante un mes.

La obra concluyó en un tiempo récord. Cabe recordar que la participación de Navantia en esta obra fue determinante, ya que construyó en el dique la estructura que sirvió para albergar los nuevos camarotes. Esta estructura se acopló en una de las cubiertas y fue la ampliación de la zona 'Vip' del crucero.

Así lo explicó en su momento el jefe de Proyectos de Reparaciones, Dominique Flores, que valoró de forma muy positiva la calidad, seguridad y rapidez que ofrece Navantia. Estas tres características son la clave a la hora de contratar un astillero.

Navantia-Cádiz ha logrado en solo cinco años captar la atención de las principales empresas del turismo de cruceros. El astillero gaditano ha reparado y transformado barcos de Royal Caribbean, Pullmantur, Iberocruceros, Thomson, Crystal Cruise Line, Azamara y Disney Cruise.

El director de la factoría gaditana, Joaquín Hernández Rocha, señaló durante la firma del acuerdo con la Royal Caribbean que, pese a todo, «no está todo hecho y el listón sigue muy alto». Destacó que el acuerdo con la Royal supone el inicio de una nueva etapa y, a la vez, un gran reto.

El responsable de las instalaciones reconoció sin tapujos que los cinco años de trabajo han servido para lograr abrir camino y situarse como referente internacional. No hay que olvidar que los principales competidores de Navantia en este segmento de negocio son los franceses y los nórdicos.
Publicar un comentario en la entrada