viernes, 24 de abril de 2015

Nuevos origenes

 
Gas del Ártico para España

El consorcio Yamal LNG, controlado por la compañía rusa Novatek, suministrará combustible a Gas Natural Fenosa desde Siberia a partir de 2017

Las sanciones occidentales contra la política del Kremlin en Ucrania pueden dificultar los ambiciosos planes para exportar hidrocarburos desde la península de Yamal situada en el Ártico, en el territorio autónomo de Yamalo-Nenetski donde se produce el 80% del gas de Rusia. En el puerto de Sabetta y sus alrededores, en el estuario del río Obi, el consorcio Yamal LNG, integrado por la rusa Novatek (60%), la francesa Total (20%) y la china CNPC (20%) trabaja ya en un gigantesco y arduo proyecto. Pretenden explotar el yacimiento de Iuzhno-Tambei —con unas reservas de 955.000 millones de metros cúbicos de gas probados y probables— y exportar su gas licuado (LNG, según sus siglas en inglés).

El proyecto, que contemplaba una inversión de 27.000 millones de dólares, tendrá capacidad para producir 16,5 millones de toneladas de LNG al año y debe comenzar a funcionar en 2017, cuando se prevé inaugurar la primera línea de licuefacción (de un total de tres). En 2013 Rusia liberalizó la exportación de GNL, aunque Gazprom, la compañía controlada por el Estado, se mantiene como exportador monopolista por gasoducto.

España es uno de los futuros destinos del gas de Iuzhno-Tambei. En octubre de 2013 Yamal LNG firmó un contrato a largo plazo para proporcionar 2,5 millones de toneladas anuales de gas licuado a Gas Natural Fenosa (equivalente al 10% del consumo nacional). Yamal LNG accederá así a la península Ibérica, donde no llegan los gasoductos por los que opera Gazprom. Yamal LNG ha vendido ya el 96% de la futura producción mediante contratos a largo plazo, de 20 años de media, según señala el director general del consorcio Yevgueni Kot. El gas será transportado desde el Ártico por 15 buques metaneros, que navegarán tanto hacia Oriente como hacia Oriente, aunque el 83% de la producción se destina a Asia-Pacífico.

Las condiciones en los mercados financieros internacionales han empeorado para Yamal LNG, que trata de superar las dificultades con la venta de paquetes de acciones, préstamos y ayudas del Fondo del Bienestar Nacional, que fueron autorizadas por el Gobierno. A mediados de febrero, RBK calculaba que en Yamal LNG se habían invertido ya 9.000 millones de dólares.

Varios miles de personas, empleados de contratistas y subcontratistas, viven en Sabetta y sus alrededores en régimen de turnos de varias semanas. En la segunda mitad de abril había allí cerca de 8.500 personas, en su mayoría rusos, pero también franceses y serbios. Perforaban pozos y montaban instalaciones con los equipos transportados por barco y avión, a temperaturas de 18 grados bajo cero. Las condiciones son extremas. En invierno la oscuridad es total y las temperaturas llegan hasta 60 grados bajo cero.

Si se exceptúan grupos de pastores nómadas autóctonos, el territorio es prácticamente un desierto en torno a Sabetta. La localidad más próxima está a 160 kilómetros, afirma el vicepresidente de Yamal LNG, Dmitri Monájov. En febrero se inauguró el aeropuerto, con vuelos regulares directos a Novourengói, la capital de la región, y a Moscú. En el futuro, el puerto y el aeropuerto tendrán carácter internacional, con sus guardafronteras y aduanas, aunque no se planea convertir Sabetta en un municipio con población permanente.

Las dificultades del Norte (y también la capacidad para superarlas) son patentes. Para llegar al puerto de Sabetta los cargueros necesitan de cuatro rompehielos (dos atómicos y dos de diésel) que se relevan para abrirles camino entre los hielos desde que zarpan de Arjángelsk, (la base de abastecimiento de Yamal LNG), hasta que atracan en uno de los muelles ya construidos. En 2014 a Sabetta llegaron por mar dos millones de toneladas de carga y este año se proyectan tres millones de toneladas, dice Kot. El Estado ruso ha invertido hasta 10.000 millones de rublos (175 millones de euros) en infraestructura portuaria, entre otras cosas para incrementar la profundidad del puerto, afirma Monájov.

Del conjunto del proyecto Yamal LNG se ha construido un 25% y se llegará al 45% a fines de 2015, según Kot. Las carcasas de hormigón de dos de los cuatro depósitos de LNG se alzan sobre la nieve. Los otros dos se construirán en verano. Las plataformas de pilares para aislar los depósitos del suelo, permanentemente helado, están ya a punto. Unas gigantescas perforadoras (orgullo de la construcción de maquinaria rusa) han abierto 28 pozos, del total de más de doscientos. Los responsables de Yamal LNG afirman que el proyecto no se demorará.

Novatek espera vender un paquete del 9% de las acciones de Yamal LNG (y conservar así el paquete de control) antes de conseguir financiación bancaria. La compañía que dirige Leonid Mijelson y sus socios franceses negocian con representantes de la banca internacional, cuya identidad no quieren revelar, probablemente chinos e indios, según fuentes citadas por RBK. Subraya Kot que el gas de Yamal es muy competitivo, pues su coste es muy inferior al que tendrá el gas de la plataforma continental del Ártico (un monopolio de las estatales Rosneft y Gazprom). “El gas está aquí, debajo de nosotros”, afirma Monájov mientras enseña las instalaciones al grupo de corresponsales de medios (entre ellos EL PAÍS) llegados desde Moscú, a 2.250 kilómetros.
Publicar un comentario en la entrada