martes, 28 de abril de 2015

Colombia funcionará con gas

La empresa Promigas se alista para importar en Cartagena gas líquido para 2016

Promigas a través de la Sociedad Portuaria El Cayao (Spec) promete tener funcionando en diciembre de 2016 un nuevo puerto en Cartagena que aparcará la primera embarcación de regasificación. Allí el gas que se importe en estado líquido (licuado) podrá transformarse a gaseoso. (Ver gráfico).

La Sociedad Portuaria El Cayao contrató a la española Sacyr para la construcción de la terminal marítima de importación de gas natural licuado (GNL) y a la empresa Hoeghlng para el arriendo por US$50 millones al año de la embarcación.

La posibilidad de que Colombia pueda importar suministro de gas licuado servirá a futuro como respaldo para el funcionamiento de las plantas de generación de energía, sobre todo en épocas de crisis como un nuevo El Niño, que se especula llegará a finales del próximo año.

Para esas fechas, las termoeléctricas (a gas) tendrán que suplir muchas de las funciones de las hidroeléctricas (agua) para evitar un racionamiento de energía por el cambio climático. Por tanto, las termoeléctricas necesitarán de mayor suministro de gas que se podrá importar a través del puerto que construye Spec.

“En épocas de El Niño, 50% de la energía que se construye en Colombia es generada por las productoras termoeléctricas que funcionan gracias al gas natural”, aseguró José Luis Montes Gómez, gerente de la Sociedad Portuaria El Cayao.

Países como Puerto Rico, República Dominicana, Chile, Brasil, Argentina, Corea del Sur, Taiwan y Japón dependen 100% del GNL.

En el mundo hay pocas plantas flotantes o embarcaciones que reciben el gas en estado líquido, cerca de doce, de las cuales cinco han sido construidas por la empresa Hoegh LNG que subcontrata con Hyundai.

Hoegh LNG inaugurará hoy en Ulsan (Corea del Sur) la embarcación para la regasificación que llegará a Colombia. La misma que estará parqueada en Cartagena por cerca de 10 años para la importación de gas. Sveinung J.S. Støhle, CEO y presidente de Höegh LNG, asegura que sus clientes son compañías con las que pueden hacer negocios a largo plazo. “Nosotros le apostamos a Colombia porque consideramos que cumple todos los requisitos y nos interesa los negocios en Colombia a largo plazo”.

El directivo no ve en un futuro cercano que otra compañía pueda llegar al país ofreciendo un buque regasificador como este. “Que Colombia cuente con otro barco como este dependerá en gran medida de los proyectos exploratorios y de la demanda de GNL”, dijo.

La embarcación de regasificación se desplazará a Colombia tan pronto esté lista la estructura del puerto en donde aparcará. Sclea lleva más de un año esperando la licencia ambiental que le permitirá construir el puerto, todo ello a pesar de que el Gobierno anunció licencias ambientales llamadas exprés.

Y es que si en un mes la Sclea no cuenta con la licencia ambiental, la puesta en funcionamiento de la planta que respaldará la energía del país podría correr sus fechas de entrega, poner en riesgo el suministro eléctrico a futuro y como consecuencia impactar la producción industrial.

El impacto del precio del petróleo en el gas natural

Según Sveinung J.S. Støhle, CEO y presidente en Höegh LNG, el precio del gas líquido está ligado en buena parte a los precios del petróleo, sin embargo, tiene unos límites para proteger el mercado. En este momento, “debido a que los precios del petróleo están en mínimos históricos eso generará una mayor demanda en el mercado de gas líquido sobre todo en países que históricamente no podían acceder a la regasificación, pues ahora será más económico”, dice Støhle. El empresario agrega que ve el precio del petróleo como un gran potencial puesto que la firma puede surtir a países con un barco en menos de seis meses
Publicar un comentario en la entrada