viernes, 24 de abril de 2015

Si dicen ésto, cómo será en realidad...

EEUU reconoce que el fracking puede causar megaterremotos

Que la fractura hidráulica (o fracking), la técnica consistente a grandes rasgos en inyectar fluidos a altísima presión en terrenos porosos para obligar al gas o el crudo confinado en las rocas a salir a la superficie, incrementa la tensión en las fallas cercanas es una amenaza que se daba por hecha. Sin embargo, el prestigioso Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS) acaba de confirmar que se trata de un peligro mucho mayor del estimado hasta ahora: podrían desencadenarse terremotos de magnitud 7.

Tal como informa Science, el USGS acaba de concluir un primer informe de riesgos que identifica nada menos que 17 zonas, pertenecientes a 8 estados de la Unión, en los que el riesgo sísmico asociado al fracking es muy elevado, tanto como para causar sismos que liberen energía suficiente para derribar edificios y causar daños generalizados en las infraestructuras, poniendo por tanto en peligro vidas humanas.

Alertadas por un excepcional incremento de los microseísmos en numerosas zonas del centro de Estados Unidos, las autoridades geológicas relacionan ahora de forma inequívoca ese repunte con el auge de las técnicas no-convencionales de extracción de crudo en esas mismas regiones.

El aspecto quizá más curioso del informe del USGS es que este tipo de terremotos no suelen desencadenarse durante el proceso de fractura (cuando el líquido a gran presión pulveriza la roca porosa), sino en la fase final del proceso de extracción: cuando el agua -contaminada- que ha salido mezclada junto con el petróleo y el gas es reinyectada de nuevo en el suelo para evitar tener que descontaminarla (y así ahorrar costes).

Hasta el momento, el mayor terremoto del que se tiene constancia que haya sido inducido por el fracking sucedió en 2011 en Oklahoma, con una magnitd de 5.6. Sin embargo, los científicos no ven ninguna razón para que suceda una catástrofe de mayores prorporciones.

"Hay algunas fallas (en las zonas afectadas por el fracking) lo suficientemente grandes como para desencadenar un terremoto de magnitud 7", afirma en la citada revista uno de los autores del informe, que trabaja para el USGS.

 



Publicar un comentario en la entrada