martes, 28 de abril de 2015

Pocas me parecen

Presentan 3.600 alegaciones contra un proyecto de fracking en Burgos

La Asamblea Vecinal Urbel-Rudrón (Burgos) ha presentado en la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Burgos 3.600 alegaciones contra el estudio de impacto ambiental para tres zonas de investigación de recursos de hidrocarburos mediante la técnica de fracturación hidráulica (fracking) en la zona comprendida por el denominado Permiso de Sedano, en (Burgos).

Uno de los portavoces de asamblea vecinal, Honorio Melgosa, ha explicado que se trata del proyecto de fractura hidráulica más avanzado de España, por lo que podría ser el primero en recibir el permiso definitivo. Aunque se trata de un proyecto de investigación, para determinar si hay gas natural en los lugares donde los informes preliminares de la empresa BNK considera que podría estar y para evaluar la rentabilidad de una futura explotación, Melgosa ha insistido en que son proyectos de tanta envergadura como una explotación y tendrían sus mismos efectos.

El proyecto para el que la empresa ha presentado el estudio de impacto ambiental, cuyo periodo de alegaciones finaliza hoy, contempla un máximo de seis pozos en tres parcelas, dada uno de ellos con una profundidad de cuatro kilómetros y un tejido horizontal de 3 kilómetros.

Melgosa ha recordado que los ayuntamientos de la zona afectada ya se han pronunciado en contra de estos proyectos, igual que la mayoría de los vecinos, porque supone un "riesgo serio" de contaminación del aire y, sobre todo, los acuíferos, al tratarse de una zona kárstica, donde el terreno es muy poroso.

Otro de los portavoces de la asamblea vecinal, Tomás Puente, ha insistido en que la riqueza económica que puedan suponer para la zona este tipo de explotaciones no compensaría el "daño irreversible" a las explotaciones agrarias y ganaderas y al turismo, que son las únicas fuentes de riqueza de ese entorno.

Motivos de las alegaciones

En las alegaciones se señala que la empresa solicitante no ha tenido en cuenta la existencia en la zona de un pozo experimental del proyecto "Ciuden" de captura de CO2 y una gran fábrica de explosivos, que podrían aumentar el daño en caso de algún accidente.

Además, se insiste en que la empresa no precisa los elementos químicos que sumará al agua que pretende inyectar para romper la roca y extraer el gas.

Puente ha afirmado que temen el riesgo de terremotos que puede suponer la proximidad de la falla de Urbel a la zona de los pozos de fracking y ha criticado la "falta de un estudio adecuado de emisiones radiactivas procedentes del subsuelo", dado que el que aporta la empresa se basa en un análisis del contenido radiactivo en Reinosa (Cantabria), muy alejado de la zona de prospección en Burgos.

Además, ha afirmado que los estudios sobre las condiciones geológicas de la zona donde pretende perforar la empresa se basan en datos de perforaciones realizadas en los años sesenta, con "métodos y formas de medición obsoletos".

En este momento, se tramita también otro estudio de impacto ambiental en Burgos para el "Permiso Urraca", situada más al norte de la provincia, en la comarca de Las Merindades, al que ya se han presentado 4.500 alegaciones, entre ellas una que advierte que uno de los pozos estaría a poco más de 20 kilómetros de la central nuclear de Santa María de Garoña.

Precisamente, la Plataforma Antifracking de Las Merindades ha convocado una manifestación contra el uso de esta técnica para el próximo domingo en Medina de Pomar (Burgos).
Fuente
Publicar un comentario en la entrada