miércoles, 24 de abril de 2013

A hacer las Américas

Gas Natural pone el ojo en Brasil mientras prepara un ajuste de personal en España

Gas Natural quiere incrementar el peso del negocio exterior en su cuenta de resultados a tenor de la evolución del sector energético en España, que le obligará a aprobar a corto plazo un plan de ajuste. Mientras espera como resuelve el Ministerio de Industria la última vuelta de tuerca regulatoria, el consejero delegado, Rafael Villaseca, ha asegurado que el futuro de la compañía pasa por solucionar el conflicto de Egipto e instalarse en Brasil.

La compañía participada por La Caixa y Repsol busca una salida negociada para la paralización de su planta en Egipto, que no recibe gas desde el pasado mes de noviembre. Villaseca ya ha advertido en la rueda de prensa previa a la Junta General de Accionistas que para 2013 "se esperan menores entregas de gas de Egipto sobre las previstas".

Preguntado por los periodistas, Villaseca ha reconocido que "la planta no está recibiendo los suministros de gas" y ha añadido que "llevamos una amplia negociación y la verdad es que estamos convencidos de que con diálogo podremos continuar defendiendo nuestros intereses". Por ahora Gas Natural no ha provisionado nada por esta situación, ya que la planta y los contratos siguen existiendo. Pero el problema de la paralización y nuevo acuerdo con el nuevo gobierno de Egipto surgido después de la denominada primavera árabe es uno de los temas pendientes.

En la memoria que hoy se entrega a los accionistas ya se advierte que Gas Natural cuenta con "importantes contratos de suministro de gas" en particular de Egipto. Y se avisa que "la inestabilidad política en la zona puede derivar tanto en daños físicos sobre activos de empresas participadas por Gas Natural Fenosa como en la obstrucción de las operaciones de dichas u otras empresas que impliquen una interrupción del suministro de gas del grupo".

La planta de licuefacción de Damietta, en Egipto, está refinanciada por un crédito del Banco Europeo de Inversiones por valor de 138 millones de euros, según consta en la memoria del grupo gasista entregada hoy a los accionistas. Este crédito es en dólares y vence a partir de 2016. El préstamo se utilizó para doblar la capacidad de la planta que está controlada en un 80% por Unión Fenosa Gas, sociedad que, a su vez es una joint venture entre Gas Natural y el grupo gasista italiano Eni.

De Omán, Egipto y otros países debía de provenir el 12% del gas en el suministro de la compañía. Egipto debía aportar anualmente 4 bcm anuales. El contrato de gas con Egipto era el gran activo gasista que había aportado Unión Fenosa cuando fue comprada por Gas Natural.

Recompra de preferentes

Por otra parte, el consejo de administración de Gas Natural ha aprobado hacer una oferta de recompra de las preferentes del grupo, que suman 609 millones y que eran también una herencia de Fenosa. La recomrpa se hará en efectivo y por valor del 93% del nominal. Es decir, el descuento que tendrán que asumir aquellos que se sumen a la oferta será del 7% pero a cambio reciben dinero y no acciones.

En un comunicado la compañía ha resaltado que la rentabilidad anual que habrán recibido los preferentistas habrá sido del 3,74%. Muchos de estos preferentistas minoristas –la emisión se había comercializado en títulos de 1.000 euros– se encuentran en Galicia.

Mirando a Brasil

Gas Natural está poniendo el foco de las nueva inversiones en Brasil, según ha reconocido hoy su presidente, Salvador Gabarró, en la rueda de prensa previa al encuentro con los periodistas. "Tenemos expectativas de una operación en breve plazo en Brasil"", ha señalado.

En la misma línea, Villaseca ha asegurado que el nuevo plan estratégico de la compañía gasista pasa por crecer en el exterior y ajustar la estructura en España, lo que podría suponer alguna reducción de personal en los próximos tres años "que no sería traumática". 
Publicar un comentario en la entrada