viernes, 12 de abril de 2013

Nuevo jugador en los Urales

Rosneft Y Exxon revelan planes para proyecto GNL en Rusia

Rosneft y ExxonMobil revelaron detalles de un proyecto de gas natural licuado por 15,000 millones de dólares (mdd) para abastecer a los mercados de Asia-Pacífico, que desafiaría el monopolio de Gazprom sobre las exportaciones rusas de gas.

Grandes energéticas rusas y estadounidenses han acordado estudiar la posibilidad de construir la planta para la licuefacción de gas en su proyecto conjunto de petróleo y gas Sakhalin-1 frente a las costas del pacífico ruso.

El presidente de Rosneft, Igor Sechin, por mucho tiempo un aliado del presidente Vladimir Putin, dijo al líder ruso a través de una videollamada desde el proyecto Sakhalin que la planta de GNL podría ser construida en la isla o en la región de Khabarovsk, en el extremo oriente del país.

La producción podría comenzar en el 2018, el mismo año que Gazprom planea encargar el desarrollo de su propia planta de GNL cerca del puerto de Vladivostok en el Pacífico, enfrentando a los gigantes estatales de energía en una batalla por obtener participación de mercado en China, Japón y Corea del Sur.

"Estamos hablando probablemente de 15,000 mdd", dijo a Putin el presidente de desarrollo de ExxonMobil , Neil Duffin, también en una videollamada desde Sakhalin.

Rosneft y la surcoreana STX Corp están en conversaciones sobre la construcción de una flota de buques y plataformas para los proyectos costa afuera de Rosneft, agregó Sechin.

Putin reaccionó con cautela a los ambiciosos planes presentados por Sechin, advirtiéndole sobre la "monopolización" de la industria de petróleo y gas de Rusia.

Sólo Gazprom, según una ley del 2006, tiene el derecho de exportar gas de Rusia. No obstante, Rosneft está ejerciendo presión para obtener el derecho a exportar GNL, al igual que el mayor productor de gas independiente de Rusia Novatek.

Hasta el momento, Putin se ha resistido a los intentos por liberalizar las exportaciones de gas ruso, que podrían exponer a Gazprom a una competencia interna más dura en momentos en que ha perdido poder para fijar precios y participación de mercado en su principal mercado Europa.
Publicar un comentario en la entrada