martes, 30 de abril de 2013

Más avisos

Residentes cercanos a plantas de gas natural achacan sus dolencias a las perforaciones

Los residentes que viven en áreas cercanas a las operaciones de gas natural, también conocidas como fracturación hidráulica o 'fracking', creen que sus enfermedades pueden tener relación con las operaciones de perforación cercanas a su vivienda.

En concreto, el 22 por ciento de los participantes en un pequeño estudio piloto conjeturan que esta práctica puede ser la causa de problemas de salud como sinusitis, dificultades para dormir y problemas gastrointestinales.

Los científicos recogieron respuestas de 72 adultos que visitaron el consultorio de un médico de atención primaria en el área de operaciones de gas natural pesado del Condado de Bradford, en Pennsylvania (Estados Unidos), que se ofreció a hacer rellenar a sus enfermos una cuesta para obtener esa información, que se presentará este domingo en la Conferencia Americana de Higiene del Trabajo, que se celebra en Orlando, Florida.

"Casi un cuarto de los participantes consideran que operaciones de gas natural contribuyen a sus problemas de salud, lo que indica que existe una clara preocupación entre los residentes que debe ser abordada", dice Poune Saberi, investigador principal del estudio en el Departamento de Medicina Ocupacional y Ambiental de la Escuela de Medicina de Perelman de la Universidad de Pennsylvania e investigadora en el Centro de Excelencia en Toxicología Ambiental (CEET), también en Pennsylvania.

Dentro de ese 22 por ciento de los encuestados, el 13 por ciento considera que la perforación gasística es la causa de sus problemas de salud actuales y el 9 por ciento cree que los problemas de salud en el futuro pueden ser causados ??por estas prácticas. "Lo significativo es que la prevalencia de impresiones sobre síntomas médicos que se atribuyen a las operaciones de gas natural no se había recogido anteriormente en Pennsylvania. Este estudio indica que hay un grupo más grande de personas con problemas de salud de lo que se suponía en un principio", explica Saberi .

La encuesta incluyó preguntas sobre 29 síntomas de salud, incluyendo los previamente reportados anecdóticamente por otros residentes y trabajadores de otras zonas donde se producen perforaciones. Algunos registros médicos de los pacientes también fueron examinados para comparar los síntomas de los que informaron con los que se habían documentado previamente.

"Los problemas de sinusitis, dificultades para dormir y alteraciones gastrointestinales fueron los síntomas más comunes reportados en la encuesta de Bradford", destaca Saberi. "No hubo correlaciones entre los síntomas reportados de los participantes en la encuesta y el síntoma de presentación al proveedor médico en los registros, lo que plantea la posibilidad de falta de comunicación entre los residentes con las preocupaciones y la comunidad médica , que requiere mayor análisis", añade.

"Esperamos que este estudio piloto guíe el desarrollo de futuros estudios epidemiológicos para determinar si los efectos sobre la salud en las comunidades en las que se producen operaciones de gas natural se asocian con la exposición el aire, el agua y los hangares de alimentos y servirá de base para la educación de los profesionales de la salud", dice el director de CEET, Trevor Penning. "El objetivo de la ciencia debe ser la protección de la población y el medio ambiente antes de que ocurran daños, no sólo el tratamiento posterior a los daños", apostilla. 
Publicar un comentario en la entrada