lunes, 4 de noviembre de 2013

Del país

Argentina quiere su propia naviera estatal

El Gobierno argentino le dio vía libre a la creación de una empresa naviera de bandera. El proyecto intenta recrear los años de Empresa Líneas Marítimas Argentinas (ELMA), creada en 1960 y que terminó de desaparecer en 1997, por a la política privatizadora durante la época presidencial (1989-1999) de Carlos Saúl Menem.

La administración de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, impulsa la creación de la sociedad estatal Transportes Navales Empresas del Estado, cuyo control quedará en manos del Estado Mayor General de la Armada del país.

Su nacimiento está contemplado en un proyecto de ley presentado en el Congreso por el senador de Tierra del Fuego, Osvaldo López. La iniciativa ya tiene el aval de las comisiones de Transporte e Infraestructura, Presupuesto y Defensa. Tiene media sanción del Senado y espera por su debate en Diputados. La sociedad estatal tendría a su cargo los transportes marítimos de carga en el litoral y la región patagónica.

El proyecto generó críticas entre la oposición que entiende que fue aprobado en la Cámara Alta sin un debate a fondo de sus implicancias.

Entre los puntos salientes, se destaca el artículo 12, que obliga al Poder Ejecutivo a aprobar un plan para la adquisición inicial de los buques necesarios para la creación de la empresa. Para su posterior renovación, los buques serán construidos por la industria naval militar, agrega. Para la oposición, no se aclara cuál sería el costo de los buques a comprar ni cuántas embarcaciones deberían ser.

De acuerdo a medios no oficiales se trataría de tres buques con un costo superior a 60 millones de dólares, fondos que deberían salir del presupuesto público, que otras prioridades tiene en este momento, según la oposición.

Si de estimular el transporte marítimo se trata, se podría incentivar la inversión privada, que cuenta con fondos y experiencia apropiada, tanto comercial como operativo, sostuvieron fuentes del sector.

La fuentes también recordaron que hay navieras privadas, algunas con participación sindical, que realizan actualmente viajes a la Patagonia. Y advierten que en muchos puertos patagónicos la cantidad de carga existente no justifica económicamente una recalada. De crearse una línea estatal se desplazaría a la actividad privada y se crearía una empresa altamente deficitaria.

Los críticos proponen que se tomen medidas tributarias que compensen las entradas a puertos del sur a levantar dichas cargas.

Un punto de cuestionamiento tiene que ver con la decisión de dejarle a la Armada argentina, dependiente del Ministerio de Defensa, el control de los gastos de la nueva naviera. En este caso, se critica la eventual falta de transparencia que esto generaría.

Asegura que la nueva empresa estatal contará con una burocracia altamente rentada, que posiblemente no navegue nunca por ser inviable económicamente.

La incongruencia de este proyecto es que la Armada sigue sin contar con el rompehielos Almirante Irizar, en una dilatada reparación en un astillero estatal, ni buques operativos que controlen nuestro litoral austral, ni una fuerza aérea naval apropiada a la extensión del Mar Argentino, agregaron los críticos.
Publicar un comentario en la entrada