miércoles, 27 de noviembre de 2013

Les puede perjudicar

El Puerto de Gijón teme a la futura Autopista del Mar de Vigo y desearía que no operase
La presidenta de El Musel cree que con las dos líneas activas - la asturiana que pierde en un año las subvenciones y la viguesa con ayuda europea- se distorsionará el mercado

La entrada en funcionamiento de la Autopista del Mar de Vigo, que Fomento prevé para el próximo año, preocupa y mucho a la Autoridad Portuaria que explota un servicio similar desde hace tres años: Gijón. Su presidenta, Rosa Aza, no oculta que Vigo será un serio rival en el transporte marítimo con Nantes/Saint Nazaire (Francia), la misma ruta que explotará la terminal olívica. Pero sobre todo le preocupa que ambas líneas compitan "en condiciones desiguales" ya que El Musel dejará de recibir en septiembre de 2014 las millonarias subvenciones de los gobiernos francés y español autorizadas por la UE para explotar esta modalidad de transporte. Un argumento que arroja serias dudas de la rentabilidad de la línea gijonesa una vez acaben esas ayudas.

"Yo no puedo decir otra cosa que preferiría que no entrara en servicio esa autopista", confesó Rosa Aza, en un acto celebrado la pasada semana en su sede portuaria en compañía del exministro socialista Josep Borrell, en referencia al arranque de la autopista marítima viguesa, que aunque nadie se atreve a dar plazos por los constantes retrasos acumulados, fuentes portuarias sitúan de forma genérica a lo largo de 2014. En cualquier caso, la presidenta de El Musel ensalzó la buena evolución del servicio que presta su puerto. "Esta siendo muy positiva", recalcó.

Sin embargo, Aza teme que no sea así cuando comience a funcionar la de Vigo. En este sentido alerta de que habrá una distorsión del mercado "porque nuestras subvenciones acaban en septiembre del año que viene y eso hará que no compitan en las mismas condiciones". Esto no ocurriría, agregó, si ambas autopistas hubieran empezado a funcionar al mismo tiempo.

Con tres escalas semanales en cada sentido con un tiempo estimado de navegación de 14 horas, la Autopista del Mar de Gijón fue inaugurada en septiembre de 2011. Su adjudicataria, la naviera gala Louis Dreyfus, destina a esta línea el Norman Asturias, un buque con capacidad para 518 pasajeros y 120 camiones. Cuando asumió el servicio la armadora estimaba unas pérdidas de seis millones de euros durante el primer cuatrienio, subvencionado en función del número de vehículos pesados transportados. En el tercer aniversario de la puesta en marcha de esta ruta, Dreyfus ratificó su intención de mantenerla confiando en su rentabilidad más allá de 2014. 
Fuente: Faro de Vigo
Publicar un comentario en la entrada