jueves, 21 de noviembre de 2013

Frenazo en Chile

Australis Power retiró estudio ambiental de terminal de GNL
Falta de socio habría obligado a la firma a reevaluar su modelo de negocio. En segundo trimestre de 2014 reingresaría EIA de Octopus. Proyecto ha enfrentado fuerte oposición de comunidades. Contempla instalación de dos centrales térmicas en la localidad de Bulnes.

Uno de los mayores proyectos para la instalación de un nuevo terminal de Gas Natural Licuado (GNL) en la zona centro sur se retrasará al menos siete meses, ante la dificultad de Australis Power en encontrar un socio para la iniciativa.

Ayer la compañía informó que retirará del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del Terminal Marítimo Octopus LNG (US$ 150 millones), presentado en abril, para realizar modificaciones “debido a un cambio en las condiciones del modelo de negocio”. Fuentes del sector señalan que esto se debe a la dificultad de la firma para conseguir un interesado en adquirir un porcentaje de participación en la iniciativa, que ya cuenta con un acuerdo de abastecimiento de GNL con la estadounidense Cheniere.

La falta de un socio habría llevado a la firma a tomar la decisión de hacerse cargo del proyecto del terminal y gasoducto, para lo cual deberá someter a evaluación ambiental ambas iniciativas en conjunto. “El terminal operará el gasoducto de conexión con la red de distribución, sin involucrar a terceros, lo que implica entregar al SEIA un estudio unificado del terminal y el gasoducto, que estará listo para el segundo trimestre de 2014”, dijo Juan José Gana, director ejecutivo de Australis Power.

Con esto, la compañía deberá realizar nuevamente el proceso de participación ciudadana y consulta a las comunidades. El proyecto impulsado por Australis Power ha enfrentado una fuerte oposición ciudadana en la zona.

“El retiro del estudio representa una oportunidad para recoger y considerar las inquietudes de las comunidades y volver a realizar un proceso de participación ciudadana. Este cambio no repercutirá en el cronograma de acción inicial, que se enfoca en ultimar el plan de negocios y en la sociabilización del proyecto a los grupos de interés”, explicó la firma en un comunicado.

El proyecto de GNL (que sería el segundo en instalarse en la zona central tras el terminal de Quintero), contemplaba la instalación un terminal offshore en la bahía de Concepción, que estaría habilitado para regasificar y transportar 15 millones de m3 de gas al día a tierra, mediante una tubería submarina de 2,5 km de extensión.

El gas se inyectaría a la red a través del Gasoducto del Pacífico, ya que en una primera etapa tiene previsto abastecer la demanda de gas de las industrias ubicadas entre las localidades de Penco y Arauco.

La iniciativa considera la construcción de dos centrales de ciclo combinado de 570 Mw cada una (1.140 Mw) en la localidad de Bulnes, proyecto denominado El Campesino. Según señalan en la firma, las centrales están en estudio y aún no hay fecha para su ingreso a evaluación ambiental.

René Muga, gerente general de la Asociación de Generadoras, señaló la necesidad de contar con un marco jurídico que permita a las inversiones en el sector energético un mejor desarrollo: “Esto es reflejo de que tenemos que dar mayor certeza a las inversiones en materia energética, para que se puedan hacer sin poner el riesgo el desarrollo del país”. 
Fuente: La tercera
Publicar un comentario en la entrada