lunes, 25 de noviembre de 2013

Venden humo

Gas Natural a Soria sobre Navantia: 'Ni solvente ni viable, ministro'
Gas Natural envía a Soria informes que descalifican la tecnología de Navantia
El ministro y Brufau piden a Gabarró recapacitar y dar un pedido dé 600 millones al astillero

El presidente de Gas Natural, Salvador Gabarró, ha remitido una carta al ministro de Industria, José Manuel Soria, en la que traslada informes técnicos que descalifican la oferta del grupo Navantia, presentan como ineptos a sus directivos y en franco declive a los astilleros públicos de España. En estos informes, a los que ha tenido acceso EL MUNDO, la gasista justifica por qué, a su pesar, se ve obligada a privar a Navantia de un gran pedido de 600 millones de euros que daría trabajo a 6.500 empleados en el actual drama que está sufriendo la empresa estatal.

Gabarró asegura a Soria que más no ha podido hacer para que los astilleros españoles se llevaran el pedido, pero le traslada informes de los armadores Elcano y el noruego Knutsen a los que ha confiado el proyecto de cuatro buques metaneros.

"La fecha de oferta fue el 17 de junio de 2013. Navantia ni en esa fecha ni en fechas posteriores ha logrado presentar [...] una oferta firme y viable de construcción de estos barcos metaneros. La especificación técnica del 1 de octubre ha llegado fuera de plazo y sin desarrollar, además, sigue careciendo de todo el soporte inherente a una oferta firme y viable de contratación", reprocha el armador Knutsen en un informe del pasado día 19 y en respuesta a la oferta de última hora presentada el 1 de octubre por Navantia. "Los diseños de Navantia tienen características técnicas inferiores en aspectos importantes a los de la especificación seleccionada", asegura la naviera Elcano.

'Navantia no está preparada'

"Navantia no está preparada para acometer la construcción de un buque metanero de nueva tecnología en estos momentos [...] Los construidos en el pasado se han quedado obsoletos", zanja Knutsen. Elegir a Navantia en vez de los astilleros de Corea y Japón seleccionados encarecería los costes "en un 50%", según Elcano. Este diario ya publicó el pasado octubre que Navantia ofrecía igualar los precios asiáticos para llevarse el pedido, pero Gabarró señala a Soria que lo importante es la incapacidad de la empresa pública para garantizar a tiempo y en condiciones los cuatro buques metaneros que la gasista necesita para 2016.

El relato de los hechos de Gas Natural deja en mal lugar a Navantia, que preside el ex directivo de Repsol, José Manuel Revuelta. La gasista asegura que abrió concurso internacional el pasado abril con plazo hasta junio y que, en ese tiempo, la empresa naval no presentó una oferta firme ni viable. El consejo de Gas Natural aprobó por unanimidad adjudicar el pedido que dejaba fuera a Navantia el pasado septiembre, pero su vicepresidente y presidente de Repsol, Antonio Brufau, pidió posteriormente por escrito a Gabarró que reconsiderase la decisión.

La posición de Brufau, aunque minoritario en Gas Natural, ha dado esperanzas a Soria de poder lograr finalmente al menos parte del pedido para Navantia. El presidente de Repsol -segundo accionista de Gas Natural tras la Caixa- defiende que Gas Natural debe mostrar cintura y sensibilidad, según fuentes conocedoras de las conversaciones, y adjudicar al menos uno o dos de los cuatro buques metaneros a los astilleros españoles. Brufau, que se encuentra por su parte en pleno conflicto con Pemex en el seno de Repsol, propone crear una comisión negociadora con los astilleros para buscar alternativas que permitan la construcción de los barcos en España, según afirman en su entorno.

Soria pide a Gas Natural que reconsidere su situación

Sin embargo, el presidente de Gas Natural da el caso por cerrado. Soria le ha respondido pidiéndole que reconsidere la decisión subrayando la dura situación de los astilleros públicos españoles. El ministro no da por perdido el contrato. En el mismo sentido se pronuncian en la cúpula de Navantia, aferrados a que la presión del Gobierno dé sus frutos. El grupo público asegura que dispone de "la experiencia y capacidad tecnológica para hacerlo" y niegan que el astillero japonés elegido esté más capacitado.

Gabarró alega que se trata de un concurso internacional y que los armadores tienen ya compromiso escrito con los astilleros asiáticos. Reabrirlo supondría una penalización, además de una mala imagen para la empresa española, y además sin garantías, en su opinión, de que Navantia cumpliera a tiempo.

Para Navantia, construir los cuatro buques supondría dar trabajo a 6.500 personas de promedio cada año durante tres años en Cádiz, Ferrol y Sestao. Supone 12 millones de horas de trabajo, 400.000 de ellas de ingeniería e involucrará a 400 empresas de las zonas próximas a los astilleros. La empresa que preside Revuelta asegura que los seis gaseros que construyó Navantia para Repsol llevan 10 años funcionando sin que haya sido necesaria ninguna parada técnica para reparación.

En el Ministerio de Industria ven con suma preocupación este asunto y advierten de sus consecuencias a nivel internacional. En previsión, el departamento dirigido por Soria tiene avanzadas algunas conversaciones con armadores internacionales para atraer nuevos buques a los astilleros españoles, sin que de momento se haya concretado nada.
Fuente: el mundo
Publicar un comentario en la entrada