viernes, 29 de junio de 2012

Hay vida

El Puerto de Valencia roza los ingresos previos a la crisis
La Autoridad Portuaria alcanzó una cifra de negocio 115,3 millones y disparó su resultado de explotación hasta 36 millones, muy cerca de las cifras de 2007.

El Puerto de Valencia ha sorteado buena parte del bache que ha supuesto la crisis, al menos en su cuenta de resultados. El consejo de administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) aprobó ayer su balance económico del último año con una evolución mucho más positiva que la registrada en volumen de tráfico en general. Y, sobre todo, su cifra de negocio y su resultado de explotación vuelven a rozar las cifras de 2007 y 2006, antes de que la crisis empezara a notarse en el comercio internacional.

La APV alcanzó una cifra de negocio de 115,3 millones de euros, un 7,4% más que en 2010. Un incremento que supone recuperar casi el nivel de ingresos de 2007, en que alcanzó los 116,3 millones de euros. Algo parecido ocurre en su resultado de explotación, que en 2011 se disparó un 74%, hasta 36,35 millones, también muy cerca de las ganacias registradas en 2006 y 2007, en que se rozaron los 40 millones.

Desde la APV, que gestiona los muelles de Valencia, Sagunto y Gandía, se considera que el incremento de los ingresos se basa en la apuesta por tráficos de mayor valor añadido, por ejemplo cruceros, cuyas tasas son mayores que las de otro tipo de tráficos. En cuanto al resultado, además del aumento de los ingresos por encima del crecimiento del tráfico –el año pasado aumentó un 2,7%–, se han reducido los efectos negativos de extraordinarios de años anteriores, como la sentencia que obligaba la devolución de tarifas o las provisiones ante los impagos de concesionarios y operadoras. Y la política de contención de gastos también está teniendo su traslado a los márgenes.

Según los datos de la APV, en los primeros cinco meses del año la evolución positiva se mantiene pese al estancamiento del tráfico. La cifra de negocio ha aumentado entre enero y mayo un 8,5% hasta 52,43 millones, y el resultado de explotación alcanzó los 13,35 millones, un 28% más, frente al alza del tráfico de apenas un 1,06% durante este año.

Precisamente una de las empresas afectadas por el desplome económico y las dificultades financieras ha sido Terminales del Turia, filial de Contenemar que operaba una terminal del Puerto de Valencia y que quebró hace un par de años.

El consejo aprobó ayer resolver la concesión que mantenía la empresa. Eso sí, la actividad en ese espacio continuará ya que otros operadores portuarios vecinos ya se habían hecho con parte del espacio, en concreto Acciona y la terminal de TCV. 
Fuente: Expansión
Publicar un comentario