miércoles, 18 de julio de 2012

A ver qué pasa también con esto

Gestamp ve «inviable» su planta si no existen primas a las renovables

Gestamp confía en que más pronto que tarde se resuelva la incertidumbre generada en el sector energético, especialmente en materia de energías renovables, para poder avanzar con paso firme en la puesta en marcha de su proyecto de una planta de biomasa de 30 megavatios de potencia en los terrenos de la antigua papelera Rottneros.

La principal incertidumbre está en la medida tomada por el Gobierno a principios de año que aplica una moratoria indefinida para la inscripción de nuevos proyectos en el registro de preasignación de retribución de instalaciones de régimen especial, un régimen especial de venta de la energía producida a través de las renovables, popularmente conocido como las primas a las renovables.

Desde la compañía se tiene claro que este sistema de retribución es esencial para el proyecto. «Sin dicho régimen de venta de la energía, el proyecto no sería viable», confirman a DB desde la empresa. No obstante, el trabajo hecho por la compañía previo a la entrada en vigor de la moratoria es un soporte importante que podría allanar el camino a la planta, aunque cierto es que en el último dato actualizado del registro [en marzo] no estaba incluido este proyecto.

«Gestamp solicitó para el proyecto de Miranda la inscripción en el registro de preasignación en diciembre de 2011», explican, recordando que fue en enero de 2012 cuando se publicó el Real Decreto referente a la moratoria. «Estamos a la espera de que dicha moratoria finalice y que el proyecto pueda inscribirse en dicho registro o en la instancia que lo pueda sustituir al objeto de hacerse acreedor del régimen de venta de energía que le corresponde y al que el proyecto es a nuestro juicio acreedor sin ninguna duda», valoran desde Gestamp Biomass, división de renovables de la multinacional.

Así, y hasta que no se avance desde el Ministerio en clarificar qué ocurrirá con estos proyectos de régimen especial, desde la compañía confían en que «una nueva legislación pueda dar viabilidad al proyecto en un futuro próximo», pero rechazan marcarse plazos y cifras de inversión o empleo exactas, optando por la prudencia hasta que las condiciones reguladoras del sector permitan asegurar su materialización.

Con este como principal obstáculo a salvar actualmente, el proyecto mantiene su vigencia y avance discreto a diferentes niveles. Por ello no preocupa el plazo de septiembre de este año que el contrato firmado entre Gestamp y los administradores concursales marcaba para formalizar la totalidad de la compraventa de terrenos e instalaciones.

«Las relaciones con la administración concursal son fluidas y cooperativas y estamos seguros que este entorno de incertidumbre reguladora en este sector y práctica ausencia de inversión industrial en nuestro país, seremos capaces de encontrar fórmulas de salvaguardar la viabilidad de este importante proyecto llegado el caso», señalan.

Pagan la seguridad

De hecho Gestamp ya ha asumido desde hace meses el pago del 50% de los costes de vigilancia de todo el complejo de Rottneros, además tiene consignada una «importante cantidad de dinero» ante el Juzgado al objeto de «avalar el pago de los terrenos e instalaciones que habrán de dar soporte al proyecto».

Desde Gestamp afianzan su apuesta por el proyecto de Miranda, de hecho ya en su página web hay un apartado dedicado a la planta mirandesa, calificándola de «en proyecto» y cuantificando en 33,6 megavatios su potencia con un consumo de biomasa forestal que permitirá generar 260.000 MWhe (megavatios a la hora efectivos).

«Los tres años de trabajo y la gran cantidad de recursos invertidos hasta el momento avalan sobradamente el compromiso de nuestra empresa con este proyecto, que puede convertirse en el primer paso y eje tractor de la recuperación de la actividad industrial en la antigua planta de Rottneros en Miranda», recalcan.

Con prudencia

No obstante, y siempre con prudencia, recuerdan que la instalación está sometida a la regulación actual, por lo que su futuro sigue condicionado. «Seguimos trabajando en el proyecto, pero evitando que se pueda jugar con las esperanzas de los que ven en este proyecto una posible vía de solución a sus problemas laborales o empresariales», matizan.

Actualmente Gestamp Biomass tiene, además del de Miranda, otros cinco proyectos en marcha vinculados a la producción eléctrica. Están en Garray (Soria), Torredonjimeno (Jaén), Piedrabuena (Ciudad Real) y otro en Estados Unidos; además de uno en la localidad sevillana de Lebrija, aunque éste usa gas natural como combustible. 
Publicar un comentario