lunes, 30 de julio de 2012

Bueno...

Los acreedores de Barreras aceptan la propuesta del astillero

La plataforma de acreedores de Hijos de J. Barreras, que está actualmente en proceso concursal, ha decidido por un 59,5% aceptar la propuesta realizada por el astillero de Vigo: una quita del 80% de la deuda, que asciende a 71,75 millones de euros.

En la junta ha estado representado el 66,71% del pasivo ordinario y no se ha registrado ninguna intervención de los acreedores, que tendrán diez días hábiles de plazo para impugnar el acta por cuestiones legales o formales.

Pero al ser agosto un periodo inhábil, no será hasta principios de septiembre cuando el mayor astillero privado de España habrá salido formalmente del concurso de acreedores, en el momento en el que el juez dicte sentencia.

Una vez resuelto este escollo, que evita la liquidación inmediata, la empresa tiene otros frentes abiertos, como la negociación sobre recortes de salarios y de plantilla -los sindicatos se oponen a reducirla en un 40%-; el apoyo de la Xunta vía créditos o avales y conseguir carga de trabajo.

En este sentido, el accionista mayoritario de Barreras, José García Costas, ha señalado a los medios tras finalizar la junta de acreedores que ultiman "un viaje", no ha dicho adónde, para buscar contratos de construcción de buques.

"Vamos a trabajar para conseguir contratos. Pido, por favor, que nos dejen trabajar", ha aseverado un García Costas que ha agradecido a quienes han permitido a la empresa "llegar hasta este momento", en referencia a los acreedores que han aceptado las quitas, a pesar de que alcanzar este acuerdo "no fue fácil".

Carlos Pérez Bouzada, portavoz de la denominada plataforma de acreedores de Barreras, que engloba a un 40% del pasivo, mayoritariamente empresas auxiliares, ha recalcado el "sacrificio enorme" de quien acepta una quita del 80%, pero que "el sentimiento general" era evitar la liquidación del astillero.

Eso sí, ha recordado que hay "unos condicionantes" dentro del plan de viabilidad de la empresa "que aún hoy no se han alcanzado", como la designación de nuevos accionistas capitalistas y una carga de trabajo que "todos esperamos ansiosos", ha dicho.

Pérez Bouzada ha abundado en que el plan de viabilidad de Barreras "pone unos números, pero el papel lo soporta todo", y por eso ha significado que "toca que muevan ficha" los directivos del astillero.

A pesar de salir del concurso de acreedores, cualquier incumplimiento del convenio -la empresa deberá dar cuenta al juzgado cada tres meses- podría dar pie a que un acreedor solicite la liquidación de Barreras, informaron fuentes judiciales.

El convenio distingue entre acreedores ordinarios, que cobrarán el 25% de su parte proporcional en el plazo de doce meses; subordinados, que empezarán a hacerlo dentro de cuatro años; privilegiados y contra la masa. Entre estos dos últimos figuran los trabajadores de Barreras y la Seguridad Social.

Una vez aprobado el convenio de acreedores, los gestores de Barreras quedan exentos de la responsabilidad patrimonial en el caso de que el concurso se declare culpable.

Aún así se enfrentarían a una inhabilitación que oscilaría entre dos y quince años, que quedaría sin efecto si el concurso se considera fortuito. 
Fuente: ABC
Publicar un comentario