miércoles, 18 de julio de 2012

Bahía Blanca en el aire

¿Megarefinería, planta de GNL o nada?
Aún no existe información alguna en el ámbito portuario local sobre la construcción en Bahía Blanca de una planta que procesaría petróleo de Venezuela, según anticipó un diario porteño. Sí avanzaría la ampliación de Petrobrás, en Loma Paraguaya.

Hasta el momento no existe información alguna sobre el supuesto interés de YPF en construir una megarefinería en nuestra ciudad, según admitieron ayer a este diario altas fuentes del Consorcio de Gestión del Puerto de Bahía Blanca.

Las versiones dadas a conocer recientemente por el diario "El Cronista Comercial" causaron sorpresa en la estación marítima local e incluso, hubo quienes relacionaron inmediatamente la información del matutino porteño con el proyecto que Repsol-YPF había presentado para instalar una planta regasificadora de Gas Natural Licuado (GNL) en proximidades de General Cerri.

Sí están tomando cada vez más fuerza las versiones que anticipan una posible ampliación de la refinería que Petrobrás posee en Loma Paraguaya, proyecto que había quedado trunco algunos meses atrás y que ahora, en virtud de las urgencias energéticas, se habría reflotado.

Sobre la megarefinería de YPF, el diario porteño señaló que desde la semana pasada la petrolera ahora nacionalizada comenzó a apurar los pasos "para dar un golpe de efecto en el marco de la flamante gestión del Estado. Se trata de la construcción de una mega refinería en Bahía Blanca, que funcionaría con petróleo importado de Venezuela, al menos en una primera etapa, y permitiría reducir la sangría de divisas que se lleva la importación de combustibles, uno de los problema que desvela a la presidenta Cristina Fernández".

Agregó que el martes, miércoles y jueves pasados desfilaron por la torre de la empresa en Puerto Madero diversos grupos compuestos por ejecutivos de empresas internacionales para avanzar en la iniciativa.

"Hay al menos tres compañías involucradas, cuyos ejecutivos se entrevistaron con segundas líneas de Miguel Galuccio, timonel de la empresa: Fluor Daniel, Technip, y Foster, con opciones tecnológicas distintas".

Luego la información llevó a varios especialistas portuarios locales a vincular el tema con el de la planta de GNL y el dragado hacia Cuatreros cuando menciona que "se trata de un proyecto que fue concebido en el seno de la gestión de la familia Eskenazi y la española Repsol, que comenzaron las negociaciones hace al menos un año y medio.

"Entre otras cosas --continúa--, habían comprado terrenos en las cercanías de Bahía Blanca, principal destino para emplazar la destilería. Previo al divorcio entre la Presidenta y los accionistas anteriores, el ministerio de Planificación, a cargo de Julio de Vido, le había dado su bendición a la iniciativa".

El diario señala que el proyecto comprometerá desembolsos casi inverosímiles para una compañía con dificultades para cumplir con sus promesas de inversión, como YPF.

"De acuerdo con fuentes al tanto de las negociaciones, a lo largo de no menos de cinco años involucrará cerca de u$s 7.000 millones que le permitirían construir un proyecto greenfield con capacidad para procesar hasta 300.000 barriles diarios de crudo. Ese número equivale nada menos que a la mitad de la capacidad de la producción de combustibles instalada en el país, en manos principalmente de YPF, Esso, Shell, Petrobrás y Oil.

"Un ejecutivo petrolero bien informado sobre la actualidad del sector de refinación, que pidió reserva, le quitó posibilidades al proyecto. `Dudo que sea cierto al menos por los próximos tres años. Hoy no hay horizonte de crudo local para satisfacer una planta así', sostuvo "El Cronista Comercial".

"Hasta que se confirme la existencia de recursos adicionales de petróleo en Neuquén, en YPF no descartan importar petróleo, por caso, desde tierras bolivarianas. Por eso la ubicación del proyecto en la portuaria localidad bonaerense es estratégica", agregó el diario.

Tres grandes iniciativas con futuro incierto

Si bien con la nacionalización de YPF se habla de un posible interés de la compañía por invertir en nuestra ciudad, lo cierto es que, como secuela del enfrentamiento que sostuvieran el gobierno y las petroleras, tres importantes iniciativas habían quedado en el camino: las instalación de una planta regasificadora en General Cerri y el dragado a 45 pies hasta Puerto Cuatreros y una importante ampliación de la refinería de Petrobrás en Loma Paraguaya.

Mientras el futuro de las dos primeras había quedado sepultado por la guerra contra Repsol, la tercera había quedado virtualmente descartada luego de que los funcionarios K suspendieran el programa Refino Plus, que otorga incentivos económicos y financiamiento estatal a empresas que inviertan para aumentar la capacidad de refinación.

Esta anulación, que le permite al Estado ahorrarse una erogación de 2.000 millones de pesos, afectó sensiblemente a YPF, Esso, Petrobrás, Pluspetrol, Total, Sinopec y PAE.

Petrobrás había pensado incrementar un 50% la producción de gasoil y un 60% la destilación de naftas en Loma Paraguaya, en el marco del mencionado programa.

Ahora parece que el cambio de escenario facilitaría el regreso de este tipo de iniciativas, aunque, por el momento, nada es oficial.
Publicar un comentario