jueves, 5 de diciembre de 2013

El futuro está aquí

Shell y GE planean invertir en barcos impulsados a gas por gran oferta del combustible

Royal Dutch Shell Plc, General Electric Co. y una empresa que contribuyó a fundar T. Boone Pickens planean invertir en barcos a gas natural, en un contexto de producción récord en los Estados Unidos que lleva a la flota mercante a usar un nuevo combustible.

Clean Energy Fuels Corp, en cuyo lanzamiento participó Pickens, comenzará el año próximo la construcción de la primera estación de combustible para barcos de carga a gas natural licuado en Jacksonville, Florida. Shell dijo en marzo que planeaba crear plantas de GNL en los Grandes Lagos y en la costa del Golfo. GE, que evalúa cinco ubicaciones, dijo que los Estados Unidos necesitarán entre 50 y 100 plantas a pequeña escala para barcos, trenes, minería y camiones para 2025, con un costo de entre US$ 50 y US$ 150 millones cada una.

"Estamos convencidos de que la era del gas ya llegó", dijo Mike Hosford, gerente general de recursos no convencionales de GE, que tiene sede en Houston. "La industria necesita participantes más grandes que intervengan y comiencen a participar en la construcción de infraestructura".

Si bien la industria marítima depende todavía de los productos en base de petróleo para casi todo su combustible, las normas más estrictas sobre emisiones y la abundancia de gas natural están llevando a los armadores a cambiar. La flota global de 42 barcos a GNL casi se triplicará para el año próximo y para 2020 se multiplicará por 42, a casi 1.800 barcos, según DNV GL, la mayor empresa que certifica la seguridad de la flota mercante.

Transbordador noruego

La producción de gas natural en los Estados Unidos, el mayor productor mundial, subió a 2,198 billones de pies cúbicos en agosto, el mayor nivel desde por lo menos 1973, según los datos más recientes del Departamento de Energía. La producción comercializada se expandirá 1,1%, a 71.030 millones de pies cúbicos por día en 2014, según estimaciones del departamento.

El primer barco impulsado a GNL, un transbordador noruego construido en 2000, es uno de los 42 que operan en todo el mundo, de un total de 60.000 barcos mercantes, según DNV GL. En su mayoría son pequeños transbordadores y barcos que transportan suministros a las plataforma petroleras. Los buques tanque que transportan GNL en el comercio mundial hace mucho que usan el gas como combustible, mediante un proceso conocido como boil-off o revaporización.

Ya hay pedidos 37 nuevos barcos a gas y dos conversiones, que serán entregados en los próximos tres años, según lo previsto. Para 2020 se construirán 1.068 nuevos barcos y se convertirán entre 600 y 700 para el empleo de ese combustible, dijo DNV GL.

Los dos barcos más grandes ordenados hasta el momento son dos portacontenedores, cuyas entregas están programadas para 2015 y 2016 para TOTE Inc., que presta servicios entre los Estados Unidos, Puerto Rico y Alaska.
Publicar un comentario en la entrada