martes, 10 de diciembre de 2013

Presiones a tope

Gas Natural ´instruirá´ al armador para que Navantia construya su quinto metanero
La compañía adelanta la construcción de otro buque tras la presión del Gobierno

El mundo de los negocios, como el de la política, está lleno de eufemismos. El último fue el que utilizó ayer Gas Natural Fenosa para reconocer que solicitará al armador, que va a pedir la construcción de su quinto buque metanero, que cuente con Navantia. Fuentes de los astilleros públicos desconocen qué centro de trabajo (el de Ferrol o el de Cádiz) construiría el barco -si al final ganan el concurso- aunque explican que, con casi toda seguridad, la carga de trabajo se repartiría entre ambos.

El eufemismo al que la compañía gasista recurrió para anunciar que construirá un nuevo buque metanero y que se lo ofrecerá a Navantia fue el verbo "instruir". "Dado el interés manifestado por Navantia, Gas Natural instruirá al armador seleccionado para que contacte con este astillero de forma que se intente que en un plazo razonable Navantia pueda presentar una oferta completa, competitiva y firme para construir este nuevo buque", aseguró en un comunicado.

Esta segunda oportunidad para Navantia llega después de las críticas, las presiones de los trabajadores y las reuniones entre Gas Natural, Repsol y representantes del Gobierno, entre ellos José Manuel Soria y Cristóbal Montoro, ministros de Industria y Hacienda, respectivamente, tras la adjudicación a dos astilleros de Japón y Corea del Sur de cuatro metaneros para Stream (la sociedad conjunta entre Gas Natural y Repsol) a los que aspiraba Navantia. Estos astilleros, según fuentes del sector, ofrecen precios hasta un tercio inferiores a los de sus competidores europeos.

En un principio, la compañía presidida por Salvador Gabarró no tenía previsto a corto plazo contar con otro buque, pero ante las presiones recibidas tras adjudicar cuatro buques metaneros a astilleros extranjeros ha decidido adelantar la opción del quinto barco.

Sin embargo, la decisión ha sido adoptada, según la firma, debido a las necesidades logísticas que impone el plan de comercialización de gas natural licuado, y en especial el procedente de la planta estadounidense de Sabine Pass, en Louisiana. El consorcio entre Repsol y Gas Natural se ha hecho con la explotación de la ruta de gas entre EE UU y Japón, lo que obliga a contar con cuatro, ahora cinco, buques.

Con el comunicado que hizo público ayer, Gas Natural también lanza dos mensajes. El primero es para los que aún dudaban de que los cuatro primeros gaseros no habían sido adjudicados a los dos astilleros orientales. Y el segundo va para los interesados en construir el quinto metanero, que salvo sorpresa, la oferta la ganará Navantia. Eso sí, como recuerda Gas Natural en su comunicado, deberá ser "completa, competitiva y firme".

Oferta en firme

Gas Natural reconoció que Navantia nunca había presentado una oferta en firme para construir alguno de los cuatro primeros gaseros. El domingo, el alcalde de Ferrol, el popular José Manuel Rey Varela, aseguró que "si se confirma la posibilidad de que no se obtiene el contrato de los gaseros inmediatamente habría que cesar al responsable de Navantia de una empresa que no consigue carga de trabajo".

En la nota, la compañía presidida por Salvador Gabarró anunció que ha decidido considerar la posibilidad de contratar, en régimen de alquiler y por 20 años -al igual que los cuatro anteriores-, un quinto barco metanero que se una a los cuatro contratados el pasado mes de septiembre con los armadores Knutsen, de Noruega y Naviera Elcano, de España.

El metanero sería un barco de 176.000 toneladas, similar a los cuatro anteriores, que se encargará de decidir el armador con el que desarrollará este proyecto.

Será este armador el que, como ya ocurrió con los otros cuatro barcos que se fueron a Japón y Corea, el que contratará la construcción del buque con el astillero seleccionado. El coste superaría los 200 millones de euros y supondrá más de dos millones de horas de trabajo. 
Fuente: Faro de Vigo
Publicar un comentario en la entrada