jueves, 5 de diciembre de 2013

Opciones de futuro

Los ingenieros navales piden un astillero de reparaciones en El Musel
El presidente de Pymar espera que el sector "reviva" tras el conflicto del "tax lease" con la Unión Europea

Álvaro Platero, presidente de Astilleros Gondán y de la asociación sectorial Pymar, mostró ayer su confianza en la próxima reactivación del sector naval español, una vez solucionado el conflicto por el "tax lease" con la Unión Europea.

En una conferencia que pronunció en el Antiguo Instituto, la primera del ciclo sobre economía asturiana que organiza la Asociación de Antiguos Alumnos del Instituto Jovellanos, Platero explicó que después de dos años con el sector prácticamente paralizado, "aún estamos peleando" para tratar de evitar la devolución de ayudas que exige Bruselas, que inicialmente se habían calculado en 2.000 millones de euros, cifra que ha sido reducida en el último cálculo del Gobierno a 126,5 millones y que "serán probablemente menos y estamos peleando para demostrar que no tenemos que devolver nada". El segundo frente que tiene abierto el sector es recuperar la confianza de inversores, armadores y bancos para poder contratar nuevos barcos. El propio Gondán, con carga de trabajo asegurada para 2014, está pendiente de cerrar varios contratos en los próximos meses.

Platero hizo un repaso a los orígenes de su empresa familiar, recordó el interés que había tenido en su día Gondán por comprar Factorías Juliana (finalmente adquirió sus activos el grupo Armón) e incluso llegó a ofrecer la arena que restringe el tráfico marítimo en la ría del Eo para rellenar la playa de San Lorenzo, cuando José Miguel Fernández, presidente de los antiguos alumnos del Jovellanos, le recordó que aquí faltaba la arena que allí sobra. No obstante, se trata de una arena que fue descartada hace años por el Puerto debido a que difiere sustancialmente de la propia de la playa.

También intervino ayer Leopoldo Bertrand, decano del Colegio de Ingenieros Navales, quien hizo un repaso a la historia de la construcción naval en Gijón y en Asturias y aprovechó para reclamar la construcción de un astillero de reparaciones y mantenimiento en El Musel, como complemento a la obra de ampliación del Puerto. Bertrand recuerda que en el accidente del Cape Baltic, este barco acabó yendo a reparar a Turquía.
Publicar un comentario en la entrada