lunes, 28 de julio de 2014

La última escala

El Costa Concordia llega a Génova para su definitivo desguace
Sus 110.000 toneladas fueron remolcadas en una compleja operación

El Costa Concordia ha hecho su último viaje. Tras permanecer varado dos años y medio en las aguas de la Isla del Giglio, Italia, el barco ha sido trasladado a Génova para su desguace. En el naufragio del crucero en enero de 2012 murieron 32 personas.

El barco encalló después de realizar una maniobra peligrosa cerca de la orilla. El capitán, Franceso Schettino, fue imputado por el naufragio y su gestión.

La nave ha llegado el domingo por la mañana al puerto de Génova, donde fue botado el 2 de septiembre de 2005. Esta vez su travesía ha sido muy distinta: muy deteriorado, ha avanzado remolcado por varias embarcaciones a baja velocidad por los fuertes vientos que se registraban.

RESCATE IMPECABLE

A bordo del buque siniestrado han viajado esta mañana cuatro técnicos del puerto de Génova, en una última jornada da navegación que había comenzado a las 5.00 horas y que se vio marcada por el viento, que ha llegado a los 25 nudos. El rescate y traslado del barco, dirigido por el especialista Nick Sloane, ha sido impecable desde un punto de vista ambiental. Según el ministro de Medio Ambiente italiano, Luca Galleti, "no ha habido ningún derrame, ningún, ninguna polución".

Los restos del transatlántico habían permanecido frente a Giglio desde el naufragio mientras los ingenieros organizaban una de las mayores operaciones de salvamento marítimo de la historia, que comenzó en septiembre de 2013. Los equipos desplazados al lugar del hundimiento lograron levantar el buque, de 114.500 toneladas, después de bombear aire en una treintena de cajas adheridas al casco.

La operación de rescate costará a la empresa propietaria del buque más de 1.500 millones de euros, y serán necesarios centenares de trabajadores para llevar a cabo las operaciones de desguace del crucero.



Publicar un comentario en la entrada