sábado, 19 de julio de 2014

Un futuro en la mar

Kevin Kyle: De la Premier al barco
Kevin Kyle, arruinado en el juego, sobrevive en el mar

Debutó en la Premier con el Sunderland en 2001 y marcó su único gol en la élite inglesa en marzo de 2006 a todo un ManCity. Fueron sus momentos de gloria como futbolista pero, tras retirarse en junio pasado en el Ayr United de su país con 33 años, el escocés Kevin Kyle trabaja de conserje en un barco tras arruinarse en el juego.

Desde el 8 de julio la vida de Kyle ha cambiado por completo. Acuciado por las deudas, ha dejado el fútbol para ganarse la vida, tal como revela al diario británico Mirror, limpiando baños de habitaciones, haciendo camas y teniendo a su cargo los suministros de un barco para 300 pasajeros, el Queen of Baltic (Reina del Báltico), en las remotas islas Shetland, al norte de Gran Bretaña. Allí, a 16 horas y 650 km de su familia, lleva a cabo turnos de doce horas a cambio de 800 libras esterlinas (mil euros) cada dos semanas. Un sueldo que está a años luz de las 10.000 libras semanales que percibía en el Sunderland antes de dilapilarla, como tantos otros jugadores, por su adicción al juego. Llegó a perder 7.000 libras en una semana. Internacional escocés en diez ocasiones, su carrera entró en un declive. En 2006 pasó al Coventry y en 2009 volvió a su país para enrolarse en el Kilmarnock, Glasgow Rangers (entonces en Cuarta División) y Ayr, donde se formó y dio el salto al Sunderland en 1998.

"Estoy tratando de mantener a mi familia, trabajando para llevar dinero a casa", asegura Kyle, casado y con tres hijos por mantener. Tras darse cuenta de que "el dinero no es tan importante", ha decidido poner orden en su vida subiéndose al barco. Un miembro de la tripulación habla de él como un hombre "que trabaja duro y nunca habla de su vida de futbolista" 
Publicar un comentario en la entrada