lunes, 21 de julio de 2014

Mala pinta

La autopista del mar pide a Fomento una prórroga de la subvención por un año más
La Autoridad Portuaria había advertido del problema que entraña perder las ayudas a la vez que Vigo estrena una línea con apoyo público

La empresa que gestiona la autopista del mar entre Gijón y Nantes ha solicitado al Ministerio de Fomento que estudie la posibilidad de prorrogar las ayudas a la línea durante un año más, según pudo saber EL COMERCIO. En principio, dichas ayudas concluirán el próximo septiembre, pero hay dos circunstancias que podrían propiciar la prórroga. Una es que, al parecer, el acuerdo suscrito en su día entre la naviera y los gobiernos de Francia y España prevé esa posibilidad; la otra, que aproximadamente para septiembre está prevista la entrada en servicio de otra autopista del mar entre Vigo y Nantes, que contará con financiación pública.

La presidenta de la Autoridad Portuaria de Gijón, Rosa Aza, advirtió hace ya varios meses, cuando la Unión Europea dio el visto bueno a la subvención para la conexión viguesa, del peligro que supone que la línea gijonesa tenga que conseguir rentabilidad por sí misma mientras su competencia puede dedicar las ayudas a bajar los precios.

La autopista del mar de Gijón ya disfrutó de las subvenciones, pero tuvo que dedicarlas a crear un tráfico inexistente, manteniendo activo, mientras tanto, un barco deficitario.

Ahora el tráfico ya existe y desviarlo puede ser incluso sencillo si las ayudas públicas permiten abaratar el servicio. El problema es aún mayor si se tiene en cuenta que el Grupo Suardíaz, encargado de poner en marcha el proyecto de Vigo, tiene un 10% de las acciones de la autopista del mar de Gijón, de forma que puede disponer de toda la información sobre los pormenores de su funcionamiento, clientes y tarifas incluidos.

Incertidumbre

Con las cosas así, LDLines ha solicitado la prórroga de las ayudas a la línea asturiana, pero, hasta donde este periódico pudo saber, no ha querido supeditar explícitamente la continuidad del enlace con la continuidad de las ayudas.

Todo apunta a que, por mera estrategia de negociación, tampoco garantiza que la conexión marítima seguirá incluso sin subvención, porque hacerlo sería razón suficiente para perder toda posibilidad de conseguirla. El caso es que, a poco más de un mes vista del próximo septiembre, la incertidumbre protagoniza el futuro de la autopista del mar de Gijón, y que la página web de la naviera sólo ofrece pasajes, de momento, hasta finales de septiembre. Lo mismo ocurre con la línea de ferry entre Gijón y Poole, que explota la misma naviera. Sin embargo, LDLines sí incluye octubre en su oferta on line para otras líneas, como, por ejemplo, Le Havre-Portsmouth o Dover-Calais, que parecen estar menos en entredicho.

A pesar de que la financiación pública es importante en el caso de las autopistas del mar atlánticas, la información institucional sobre las condiciones de las ayudas ha destacado por su ausencia. Está muy claro que las exigencias incluidas en el concurso sobre tráficos mínimos y frecuencias, por ejemplo, quedaron pronto en agua de borrajas. Pero los pormenores del contrato no han sido divulgados y la posibilidad de prorrogar la ayuda un año más no fue anunciada cuando se empezó a hablar de que en septiembre concluiría la financiación pública.

LDLines incrementó este año su presencia en El Musel con las conexiones con Poole y Rosslare.
Publicar un comentario en la entrada