miércoles, 23 de julio de 2014

Ya hay solución al misterio

Una explosión por acumulación de gas de esquisto, posible origen del misterioso foso siberiano
Los científicos que visitaron la zona descartan que la caída de un meteorito originara el enorme agujero

Con el paso de los días, parece que se va aclarando el posible origen del misterioso foso siberiano que ha desconcertado a la comunidad científica. Investigadores del Instituto de la Criósfera de la Academia de Ciencias de Rusia y del Centro de Investigación del Ártico, que visitaron la zona, apuntan a que éste pudo haberse formado por una explosión debida a la acumulación de gas de esquisto bajo tierra, según informa la agencia de noticias rusa Itar-Tass.

Los científicos estudiaron primero su radiación de fondo y dedujeron que no había ninguna radiación peligrosa. Éstos descartaron también que el foso sea fruto del impacto de un meteorito. Y es que alrededor del cráter no encontraron resto alguno de carbonización.

Vasili Bogoyávlenski, de la Academia de Ciencias de Rusia, destacó en una mesa redonda dedicada al tema de la exploración científica del Ártico que la aparición del foso de unos 70 metros se debió probablemente a que las acumulaciones de gas de esquisto superaron la presión bajo tierra. Ello causó una explosión, pero sin la aparición de fuego. Bogoyávlenski subrayó que los accidentes de este tipo pueden suceder también en los campos petroleros.

Un segundo foso

El diario ruso Rossiyskaya Gazeta ha divulgado una información sobre el hallazgo de un segundo foso por parte de los pastores de Yamalia, en la península Gydanskiy, cerca de la costa de la bahía de Taz. Se parece mucho al primero, aunque el diámetro es considerablemente menor: tan sólo 15 metros. 
Publicar un comentario en la entrada