miércoles, 30 de julio de 2014

Otro misterio del 11-S

Revelan secreto del misterioso barco hallado bajo las ruinas de las Torres Gemelas
En 2010 los equipos de seguridad dieron con algo que parece inexplicable. Sin embargo, científicos de la Universidad de Columbia tienen pistas que pueden dar una explicación al caso.

Tras el atentado terrorista del 11 de septiembre de 2001 el World Trade Center se transformó en un verdadero santuario de ruinas que fueron removidas y estudiadas lentamente por los equipos de rescate, investigadores y profesionales de otros ámbitos.

Entre ellos también había arqueólogos de monitoreo de excavación, quienes encontrarían una verdadera "joya" para su disciplina.

Durante sus trabajos encontraron algo que dejó a todos boquiabiertos ya que, en primera instancia, el hallazgo nada tenía que ver con la escena del suceso: un misterioso barco que data de 1773 permanecía enterrado a varios metros de profundidad en el lugar donde alguna vez se erigieron las célebres "Torres Gemelas".

Eso fue en 2010, y tras años de análisis, un grupo de expertos de la Universidad de Columbia ha intentado explicar y dar algún sentido a su aparición en ese lugar.

Tras los primeros estudios de la madera del casco de la nave, los profesionales concluyeron que este había sido construido en un astillero de Filadelfia por 1773, plena época de la independencia de Estados Unidos.

El análisis fue riguroso al máximo nivel tomando en cuenta una cronología de más de 280 años a partir de 19 muestras del desarrollo del roble blanco, material del barco, en el país.

Además de los análisis de madera hubo otra condición que llenó de incertidumbre: evidentes agujeros adornaban la construcción, los cuales fueron atribuidos a una plaga de gusanos que, según los investigadores, pudieron ser traídos desde algún viaje al Caribe, ruta habitual de los barcos estadounidenses por esas fechas.

Pese a todo... un misterio quedaba aún rondando: ¿cómo llegó el barco hasta ese lugar?

En la Universidad de Columbia creen tener la respuesta. Si bien los historiadores aún no están seguros de si el barco se hundió accidentalmente o fue a propósito sumergido para convertirse en parte de un relleno utilizado para hacer crecer la costa del Bajo Manhattan; las ostras fijadas al casco de la nave sugieren que, al menos, este languideció en el agua durante algún tiempo antes de ser sepultado por capas de basura y suciedad.

Pistas de un caso dejado al descubierto por una tragedia y que también se ha ganado un lugar en los libros de historia de Estados Unidos. 
Publicar un comentario en la entrada