miércoles, 4 de julio de 2012

Para las nuevas "granjas"

Alstom estrena el mayor aerogenerador marino del mundo
La multinacional instala la máquina con las mayores aspas, que se creó en su centro de I+D de Barcelona.

El molino marino de viento más grande del mundo se pone a prueba en la costa francesa. La multinacional Alstom ha comenzado los tests para certificar el Haliade 150, una máquina con un diámetro de 150 metros y unas palas de 73,5 metros.

El aerogenerador que está probando Alstom se ha colocado en tierra, como paso previo al que prevé poner en las aguas frente a las costas de Bélgica antes de terminar 2012, según explicó el vicepresidente de eólica marina de la compañía, Frédéric Hendrick. La firma ya tiene un primer pedido de 240 unidades de este modelo, que fabricará para Électricité de France (EDF), adjudicataria de tres de los cuatro concursos eólicos de la administración francesa.

La maquina se ha instalado en Saint Nazaire, en la desembocadura del rio Loire, con un régimen de viento que permite ensayar las condiciones de mar adentro. Cada unidad pesa 1.500 toneladas (solo una de las tres palas son 30 toneladas) y alcanza una altura de 175 metros; a ello hay que sumar la estructura bajo el agua, con una profundidad de entre 25 metros y 40 metros. Cada molino cuesta unos 18 millones de euros aproximadamente y cuando esté a pleno rendimiento podrá suministrar la energía equivalente al consumo de 5.000 hogares con su potencia de 6 megavatios (MW). Para ello todavía falta un año. Cientos de sensores controlan todas las variables: cada tres milisegundos se registran 1.500 datos, que permiten contrastar si los cálculos teóricos se cumplen en la práctica.

La historia del Heliade 150 es un buen ejemplo que podría ilustrar cómo funciona una empresa internacionalizada. El modelo se creó en el distrito tecnológico de Barcelona, donde la división mundial de viento de Alstom tiene su sede, con unos 200 investigadores, ingenieros y técnicos. La construcción se centrará sobre todo en Francia, aunque también se harán piezas en España, Dinamarca, Alemania y China. Y las maquinas se colocarán en Francia, Bélgica, Holanda, Alemania y Reino Unido.

Con este modelo, Alstom, que el pasado ejercicio facturo 20.900 millones de euros entre todas sus divisiones, pretende mejorar su posición en el mercado de la energía eólica marina. Según cálculos del sector, este negocio crecerá a tasas anuales del 32% en el próximo lustro.

Aunque algunos expertos ven grandes posibilidades a las renovables marinas, la tecnología en este campo está dando sus primeros pasos; de momento es cara y necesita primas. Además de construir un aerogenerador, hay que evacuar la energía, para lo que es necesario tender decenas de kilómetros de cables para llegar al litoral.

España no ha desarrollado ni un megavatio de eólica marina hasta el momento. El liderazgo europeo pertenece a Reino Unido, con 2.098 MW, y a Dinamarca, con 857 MW. De momento, en España el proyecto más avanzado es el Zèfir, frente a las costas de Tarragona: dos miniparques con una potencia total de 20 MW que no arrancaran antes de 2013.
Fuente: Expansión
Publicar un comentario