martes, 17 de julio de 2012

Buena noticia para España

La NAS británica se opone a los ‘tratos’ de su Gobierno con los expoliadores de Odyssey

Ya era hora. La Sociedad de Arqueología Náutica (NAS) -una referencia en el mundo arqueológico británico- ha pedido al Gobierno de Londres que cambie su política de encomendar la recuperación de restos y cargas de sus pecios a la empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration, condenada por expolio en los tribunales de su país.

La petición llega tras conocerse la encomienda a Odyssey de recuperar los restos y la carga del “HMS Victory”, hundido en aguas del Canal de la Mancha el año 1744, “importante pecio y tumba de más de 1.100 tripulantes de la nave”. Y repudia “la investigación arqueológica intrusa que lleva a cabo Odyssey”. La Sociedad de Arqueología Náutica inglesa repudia que el “coste de la operación sea sufragado permitiendo al contratista, Odyssey, vender restos recuperados del yacimiento”. Y advierte al Gobierno del señor Cameron que este modelo de gestión de patrimonio está en desacuerdo con la UNESCO. Los arqueólogos ingleses señalan que no todo es negocio, a un Gobierno, el suyo, que mantiene la política ‘bussines are bussines’, tan arraigada en la sociedad desde los tiempos de la piratería oficial, cuando, además, era un instrumento de Poder.

A Odyssey le encomendó Londres la búsqueda del “HMS Sussex” en aguas del Estrecho de Gibraltar, y los cazatesoros americanos aprovecharon la ‘franquicia’ para localizar y saquear los contenidos de pecios en las aguas próximas, uno de ellos el de la fragata “Mercedes”, hundida al estallar cerca del litoral sureño de Portugal en 1.804. Y sirviéndose de la colonia inglesa de Gibraltar, convertida en Paraíso Fiscal y cueva de Ali Baba, se llevaron por vía aérea del aeropuerto de Gibraltar a Florida unas 590.000 monedas y objetos de valor.

España, al conocer la noticia, se puso en contacto con el Gobierno Británico y llevó a los tribunales un expolio destinado por Odyssey Marine Exploration a los mercados, porque la Historia es para los cazatesoros cuestión comercial y cifra de balance. Los tribunales de Estados Unidos han condenado a Odyssey y obligado a devolver las monedas extraídas de la fragata “Mercedes” a España, cosa que se ha conseguido con el apoyo del propio gobierno estadounidense, a excepción de la parte que quedó en Gibraltar que, como es natural en una colonia donde se vulneran las leyes internacionales, protege a los cazatesoros, como a contrabandistas, evasores y otros delincuentes de múltiples nacionalidades, porque ese es el basamento de una plaza que cuenta con tantas empresas (de todas partes) como habitantes tiene censados. Y Londres, a pesar de la palabra dada a España de no contratar en el futuro a Odyssey, le encomienda otra operación: recuperar los restos y carga del “HMS Victory”, hundido en el Canal de la Mancha... En Inglaterra, lo demuestran los hechos, siguen los tiempos de la piratería, Drake pervive...
Publicar un comentario