martes, 3 de julio de 2012

Con factura y 2 meses por anticipado

Economía de guerra: España coloca a Australia un buque en ‘alquiler con derecho a compra’

La crisis y los recortes presupuestarios agudizan el ingenio, al menos en la Armada española. Como andan escasos de fondos para mantener y mover la flota, aprovecha ahora sus buenas relaciones con la Marina de Australia para poner a su servicio el buque de aprovisionamiento de combate 'Cantabria' (174 metros de eslora y 19.500 toneladas de desplazamiento) durante casi todo el próximo año. El beneficio de la colaboración es mutuo, los australianos pagan hasta las dietas de la dotación y prueban a fondo el barco. Además, la Armada hace un gran favor a la empresa nacional Navantia, que opta al concurso para vender en Australia justo ese tipo de buque.

El almirante jefe de Estado Mayor de la Armada, Manuel Rebollo, lo reconoció abiertamente después de firmar el acuerdo correspondiente con el vicealmirante Ray Griggs, de la Mariana australiana: "Se trata de medidas anticrisis, compartir gastos y capacidades entre países de la OTAN como se definió en la reunión de Chicago". En el Museo Naval, ante un enorme cuadro que representa la batalla de Lepanto, los jefes de ambas Armadas firmaron un documento de colaboración inédito que facilitará además a Navantia progresar en los mercados de la zona del mundo con más 'países emergentes'.

El despliegue del 'Cantabria' en Australia, con una dotación de 180 marineros y oficiales, durará desde febrero a noviembre de 2013 y será el más largo y extenso que haya realizado buque alguno de la Armada española. "Aquí iba a navegar mucho menos", reconoció Rebollo al presentar el acuerdo. Con los últimos recortes presupuestarios, tripulaciones y buques han perdido un 60% de sus horas de mar. Cortos de fondos para combustible, mantenimiento y ejercicios, el 'Cantabria' estaba abocado a moverse lo mínimo. Queda el 'Patiño' para misiones de aprovisionamiento.

En fuentes de la Armada no quisieron detallar la cifra del ahorro que les supone el hecho de que la Marina australiana se haga cargo de todos los gastos del buque de aprovisionamiento durante casi un año (excepto los salarios de la dotación), pero no se trata sólo de ahorro económico, sino también de inversión de tipo operativo. El 'Cantabria' sólo tiene dos años de servicio y precisa misiones y entrenamiento para su tripulación.

La Marina australiana obtiene el beneficio de contar con un buque de última generación que realiza funciones imprescindibles para el apoyo logístico de la flota. Para eso cuenta ahora con dos barcos antiguos que quiere reemplazar. Ahí es donde entran además los intereses de Navantia, que opta a hacerse con el contrato correspondiente: un gemelo del 'Cantabria' para Australia.

Principal cliente de los astilleros españoles

El ministerio de Defensa da también un paso decisivo en apoyo de la industria naval del Estado. Australia ya es el principal cliente de los astilleros españoles, donde se construyen dos buques similares a 'Juan Carlos I' para los australianos. Además, Navantia colabora en el diseño y asistencia técnica para la construcción de tres destructores para la Marina de ese país.

El modelo de colaboración entre las dos Armadas se puede ampliar a otros tipos de buque en un futuro. Como recordó Manuel Rebollo, "ningún país compra un barco a otro que no lo tenga en servicio en su Marina". El vicealmirante Ray Griggs le dio la razón y añadió que Navantia tiene la ventaja de fabricar los navíos con las capacidades exactas que requiere Australia y con la experiencia de diseño y fiabilidad que pueden comprobar en las unidades de la Armada española. 
Publicar un comentario