miércoles, 18 de julio de 2012

Más problemas

Unos 400 barcos podrían caer del censo por no poder regularizarse

Madrid da cuatro meses a los armadores para solicitar su legalización

En el mismo BOE en el que se escribía la letra pequeña de los recortes económicos, el Gobierno detallaba también la que guiará el proceso de regularización de buques pesqueros. Pero parece que, al redactarlo, una parte se ha quedado en el tintero: aquellos párrafos que debían abrir la puerta a la regularización de las embarcaciones que presentaron la solicitud entre el 1 de enero del 2008 y ayer mismo, frases que el sector gallego confiaba encontrar. Esa letra que no llegó a la imprenta significa para Galicia que, si otra norma no lo remedia, en torno a 400 embarcaciones serán dadas de baja del censo de la flota y, por tanto, quedarán inactivas para la pesca.

Ocurre que el Gobierno ha abierto la puerta a aquellos barcos que presentaron su solicitud fuera de plazo -que acabó en junio del 2007-, pero solo si su petición se registró antes del 31 de diciembre del 2007, pero no las que se presentaron con posterioridad. Y esas que llegaron tarde se cuentan por centenares y uno de ellos amarra en A Illa.

Pero esos 400 son solo los que están condenados a la paralización porque se les ha cerrado la puerta a la legalización. El número de bajas podría ser superior si alguno de los casi 1.200 barcos que están en situación irregular no supera el proceso.

Por lo de pronto, los interesados en legalizar sus embarcaciones tendrán que solicitarlo a su comunidad autónoma en el plazo de cuatro meses desde el pasado domingo. Si en ese período no se reciben las peticiones, las embarcaciones serán dadas de baja en el censo de la flota y no podrán ser despachadas para la actividad pesquera.

Beneficiarios

¿Quiénes podrán acogerse al proceso? El BOE detalla tres situaciones:

En plazo y con bajas. Los armadores que presentaron su solicitud en las fechas establecidas, pero que quedaron sin resolver porque tenían que aportar bajas para compensar el exceso de tonelaje o de potencia.

Regularización anterior. Se abre la puerta a los propietarios de embarcaciones cuya petición se había desestimado porque ya se habían beneficiado de una amnistía anterior.

Fuera de plazo. También se acogerán los expedientes de los armadores que presentaron la solicitud después de junio del 2007, siempre que lo hayan hecho antes de diciembre de ese año. Para regularizar los buques con más GT o caballos de los reales, deben aportar bajas en la misma proporción a lo excedido -con unos márgenes de tolerancia-. Si las aportan, quedarán legalizadas. En caso contrario, la resolución será desfavorable y se anotarán sus características reales en el registro, aunque en tanto el armador no aporte las bajas precisas, el barco no podrá recibir ningún tipo de ayuda pública, ni ser entregados como baja para construir otra embarcación durante toda su vida útil y al final de la misma deberán ser desguazados sin ninguna subvención. En los otros dos supuestos, se analizará si tienen que aportar o no bajas.

Desde Mar no indicaron si se va a tomar alguna medida para ampliar los supuestos de la regularización. 
Publicar un comentario