martes, 10 de julio de 2012

Más carga de trabajo

Gondán contrata la fabricación de un nuevo buque, que ocupará al astillero hasta 2014
El proyecto, para un armador noruego que repite con la firma castropolense, garantiza unos 300 empleos en los meses de mayor actividad

Los astilleros Gondán viven un momento dulce, pese a la crisis económica global y a la complicada situación que afronta el mercado naval. La empresa afincada en Figueras ha firmado un contrato con un armador noruego para construir un avanzado buque de apoyo a plataformas diseñado por Rolls Royce Marine.

Se trata del segundo proyecto que estos astilleros asturianos construyen para el armador Simon Møkster. El contrato, que entró ayer en vigor, asegura la carga de trabajo hasta el verano de 2014. Gondán podrá así sortear la crisis y la plantilla de operarios se mantendrá en una media de 250, lo habitual en tiempos de bonanza. En los períodos de más trabajo podrían necesitar hasta 300 operarios.

El director de Gondán, Álvaro Platero, mostró ayer su satisfacción por este nuevo contrato, «un empujón para la empresa». La crisis económica afectará de manera particular al sector naval, pendiente de la reconversion de parte de los socios de la sociedad de pequeños y medianos astilleros (Pymar), de agilizar un nuevo fondo de garantías y de la puesta en marcha, a partir de agosto, de un nuevo sistema de bonificaciones fiscales (la alternativa al polémico «tax lease»).

Los astilleros del Occidente aguantan el tirón. Gondán se convirtió en el primer trimestre 2011 en el único establecimiento privado y español de construcción de barcos que firmó en aquel trimestre un contrato, según el boletín del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo.

Ahora, la historia se repite y el buque encargado por Simon Møkster pone de relieve la buena salud de estos astilleros. Su secreto, según Platero, es jugar con la calidad y el precio. Lo habitual es que los armadores vuelvan a contratar en Figueras, lo cual da credibilidad a un astillero que nació en 1925.

El nuevo buque que se levantará en la ría del Eo tiene 92 metros de eslora, 20 metros de manga y una superficie de cubierta de más de 1.000 metros cuadrados. Su calado máximo es de 6,8 metros y tiene capacidad para 27 tripulantes. El barco está diseñado para transportar material desde y hacia plataformas petrolíferas, así como para la recogida de vertidos de fuel y para las operaciones de rescate.

El sector vive su particular crisis desde 2011, cuando Europa puso en entredicho las ayudas del estado español al sector. En este tiempo, se estima que se han perdido en España «entre 40 y 50 contratos», afirma el presidente de la entidad. Es decir, unos 4.000 millones de euros.

Con un nuevo sistema de incentivo fiscal (que podría entrar en funcionamiento en agosto) el sector naval español verá ampliadas sus posibilidades. En el occidente de Asturias, «de momento, no nos podemos quejar», explica Álvaro Platero. Desde 2008, año que se señala como el primero de la crisis, Gondán ha construido seis barcos; en su historia lleva más de 200.

El encargo del armador noruego es una buena noticia para las empresas de la comarca que trabajan con el astillero y que verán nuevos contratos sobre la mesa. Contratar un nuevo buque «es una satisfacción y un reto» para Gondán, explica su gerente. La noticia tiene mayor trascendencia si se mira hacia los astilleros vecinos, que afrontan grandes problemas para mantener la actividad en un nivel que no ponga en entredicho su futuro.
Publicar un comentario