lunes, 27 de mayo de 2013

Dónde será?

Colbún pospone ingreso de estudio de terminal de GNL mientras define su ubicación
Aunque estaba pensado para ser sometido a evaluación a mediados de año, ello no ocurriría sino hasta el término de 2013.

“Deberíamos tener a mediados de 2013 el proyecto en etapa de evaluación ambiental”, fue la estimación de hace unos meses de Ignacio Cruz, gerente general de Colbún, respecto de cuándo enviarían el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para el terminal de regasificación que instalarán en la zona central del país.

Sin embargo, el plan habría sido pospuesto. No porque hayan desechado el proyecto, el que sigue siendo atractivo para su crecimiento sino porque los estudios no han acabado. Según altas fuentes de la compañía, lo que frena a Colbún es que no han decidido la ubicación que tendrá el terminal.

Aunque originalmente se pensó en utilizar el puerto de Oxiquim, para desembarcar el gas desde el terminal flotante, la firma del grupo Matte está evaluando varias ubicaciones más, en las cercanías a la misma zona. En ellas, dos terrenos propios y los otros serían paños que deberían adquirir.

Una de las cosas que complica a la compañía es que el puerto de Oxiquim está en una zona cuestionada ambientalmente -está Ventanas a unos metros- y no quisieran que su proyecto se vea envuelto en polémicas, considerando que este tipo de iniciativas, en general, no presentan grandes oposiciones.

Así, Colbún sigue trabajando en el estudio, el que no estará listo hasta no tener definido el emplazamiento. Luego, la firma lo presentará a evaluación ambiental, lo que ocurriría probablemente hacia fin de año.

Desde hace años la idea de tener su propio terminal de GNL está en la cabeza del grupo Matte y ya desde 2011 venían desarrollando estudios. En septiembre de 2012, la firma, junto a AES Gener, anunció un acuerdo de compra de un barco de regasificación a la empresa Höegh LNG. La inversión iría entre US$ 300 millones y US$ 360 millones.

En todo caso, fuentes de la firma señalan que hay algunos que prefieren el puerto de Oxiquim por las ventajas que ofrece. Consultados, Colbún declinó referirse al tema por tener contratos de confidencialidad con Oxiquim. 


Otros frentes


Mientras el estudio sigue trabajándose, Colbún continúa conversando con potenciales proveedores de shale gas en Estados Unidos. Fuentes de la firma dicen que están conversando con todos los actores en EE.UU., considerando que muchos de ellos han solicitado permisos de exportación de shale gas.

Otro tema que están manejando es la comercialización de la energía. Sin embargo, en este punto habría menor preocupación porque, reconocen al interior de Colbún, a la fecha en que entraría el terminal en operaciones, ya hacia al año 2015, habrá gran demanda, sobre todo de clientes libres, ante la falta de generación. Esto, sin considerar la apuesta que harán por las nuevas licitaciones de suministro para clientes regulados.


 Los otros proyectos


Según cuentan cercanos, hoy las energías de Colbún están puestas en poner en marcha la central Angostura (316 MW). A ella le seguirá el terminal de regasificación.

Respecto de los otros proyectos en carpeta, la firma no ha tomado aún la decisión de echar a andar Santa María II (342 MW), y tampoco hay fecha para la central La Mina (34 MW).

A ello se agregaría San Pedro (150 MW), la que ha sufrido varios retrasos. Colbún pidió realizar estudios parar ver los ajustes que debe hacerse al proyecto, tras detectar problemas en el terreno. Los resultados de dichos estudios –incluyendo la inversión adicional que deberían materializar con los cambios- estarían a fin de año, comentan las fuentes.

Cosa aparte es HidroAysén. El proyecto seguirá detenido hasta que la carretera eléctrica no sea aprobada en el Congreso. En todo caso, al interior de la firma reconocen que es poco probable que el Congreso avance con esta iniciativa durante este año, así que están dispuestos a seguir esperando, con el proyecto frenado.

LO QUE APORTA EL TERMINAL

El barco adquirido por AES Gener y Colbún tendrá una capacidad de regasificación equivalente a unos 10 millones de metros cúbicos/día. La capacidad de almacenamiento será por 170.000 m3, algo superior a los barcos que generalmente llegan a GNL Quintero, de unos 145 mil m3.

Con esta capacidad de regasificación, Colbún podría abastecer a sus centrales Nehuenco 1 y 2, que usan 1,7 millón de m3 cada una (766 MW) de capacidad entre las dos), mientras que Nueva Renca, de AES Gener, usaría otros 1,7 millón de m3. Así, los socios podrían usar sólo un 50% de la capacidad del terminal, situación que los llevaría a buscar otras formas de rentabilizar la inversión.

Una de ellas, según comentan entendidos, sería que la generadora de los Matte, decida cerrar los ciclos abiertos de Nehuenco 3 y de Candelaria 1 y 2 (agregando unos 270 MW adicionales), para sumar unos 2,25 millones de m3 adicionales de capacidad utilizada. Esto, si ocurriese, igual los dejaría con un 25% del terminal sin usar.

Por ello, estiman cercanos, las generadoras pondrían a disposición de otros la capacidad del terminal. Según fuentes de una de las firmas, hay varios industriales consumidores de gas muy interesados en participar. Uno de los puntos a favor sería el gaseoducto que tiene Colbún y que llega de Quintero a Santiago, por lo que se puede traer gas hasta la capital.
Publicar un comentario en la entrada