jueves, 2 de mayo de 2013

Increible en este momento

Los astilleros, incapaces de contratar con el nuevo ´tax lease´ en vigor desde enero
- Hacienda sigue sin concretar el tope de la ayuda
- El sector cifra en 50 los barcos perdidos en dos años
- Pymar aguarda la resolución sobre el viejo sistema en "dos o tres semanas"

El nuevo sistema de bonificaciones fiscales del naval, en vigor desde el pasado 1 de enero, se ha quedado en papel mojado por las dudas sobre si la Comisión Europea (CE) exigirá la devolución de las ayudas del anterior régimen fiscal, el conocido tax lease. En estos cuatro meses, los astilleros han sido incapaces de formalizar ninguna contratación con el nuevo esquema diseñado por el Ministerio de Hacienda, por la desconfianza de inversores y armadores y el cerrojo de los bancos, pero también porque Hacienda sigue sin concretar el tope máximo de las ayudas. Y mientras, el sector sigue al margen del nuevo boom de la construcción naval en Europa, impulsado en el segmento offshore (embarcaciones de apoyo a la exploración y explotación de yacimientos de crudo y gas, principalmente). Según Pymar, la sociedad que representa a los pequeños y medianos astilleros españoles, el sector ha dejado de construir más de 50 barcos desde que hace un año y diez meses la CE suspendió el tax lease.

El bloqueo español ha sido bien aprovechado por los países que están detrás de la denuncia contra el tax lease español, Holanda y Noruega. Basta con echar un ojo a los datos de contratación de 2012: mientras en España se contrataron apenas 39 barcos (la mayoría de pequeño porte y pesqueros, exentos de tax lease), Holanda sumó más de un centenar de contratos, y Noruega, casi el doble. Tomás Casquero, gerente del Clúster Naval de Galicia (Aclunaga), explica que la suspensión del tax lease coincidió con un momento de reactivación del sector tras tres años de baja actividad (2009-2011) que se cobraron 50.000 puestos de empleo en Europa.

La situación de la construcción naval a nivel mundial nada tiene que ver ahora con la de hace tres años. Los grandes polos de esta industria, Corea del Sur, Brasil y Japón siguen incrementando su cartera de pedidos, al igual que los países del norte de Europa (Holanda, Alemania y Noruega), ahora con la competencia española prácticamente desactivada. Destaca sobre todo el impulso que está registrado el segmento offshore vinculado al petróleo y al gas, que ha retomado la contratación de barcos de alto valor añadido en los que el naval gallego tiene una larga tradición: los platform supply vessels (de apoyo y servicio a las plataformas de crudo), sísmicos (buques que se usan para detección de bolsas de petróleo y gas en los fondos marinos), ancleros (remolcadores para el anclaje de plataformas) y floteles, entre otras categorías.

Los informes que maneja el sector apuntan a que en los próximos cinco años la inversión en nuevos buques offshore aumentará un 88%, hasta niveles récord. El gerente de Aclunaga asegura que el principal indicador de que el sector se ha reactivado es que todos los astilleros gallegos están presentando ofertas, aunque en desigualdad de condiciones que sus homólogos europeos por culpa del tax lease.

El primer paso para recuperar la competitividad es que Bruselas, de una vez por todas, resuelva el expediente del anterior tax lease y que no obligue a devolver las ayudas, que superan los 3.000 millones de euros. Según Álvaro Platero, presidente de Pymar, esa decisión abocaría al cierre a todo el sector naval, condenando al paro a 87.000 trabajadores. Así, Platero confía en que la Comisión resuelva el conflicto en el plazo de "dos o tres semanas". "Llevamos dos años partiéndonos la espalda; se ha hecho un esfuerzo brutal desde Pymar", señala.

Despejar esta incógnita es fundamental para recuperar la seguridad jurídica y la confianza de bancos e inversores, que disponen desde el pasado 1 de enero de un nuevo régimen fiscal que sí cuenta con el beneplácito de Bruselas desde el pasado noviembre. De igual forma, el sector también exige que Hacienda concrete de una vez el tope de bonificación que permitirá el nuevo sistema. Sin esta herramienta, los astilleros lo seguirán teniendo difícil para contratar. En el primer cuatrimestre, firmas como Factorías Vulcano y La Naval han perdido importantes contratos por este motivo. 
Fuente: Faro de Vigo
Publicar un comentario en la entrada