martes, 12 de abril de 2016

De mal en peor

Astilleros despide a casi la mitad de su plantilla por falta de carga de trabajo

La empresa Astilleros Huelva Cotnsa ha despedido a nueve trabajadores, casi la mitad de la plantilla que opera en la factoría onubense, por falta de carga de trabajo, lo que agrava su situación y podría comprometer a largo plazo la viabilidad del proyecto si no logra incorporar nuevos contratos a su cartera de pedidos. 

Según confirmó a este diario el secretario de organización y formación de Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT, Sebastián Donaire, los nueve trabajadores han sido despedidos "objetivamente por causas justificadas" al reducirse el volumen de trabajo de las atarazanas, cuya plantilla, tras la extinción de estos contratos, se ha reducido "a poco más de una veintena, 22 o 23". 

Estos despidos vienen a teñir de incertidumbre el futuro de una compañía que en noviembre, con una deuda acumulada de 2,8 millones, logró salir de un concurso voluntario de acreedores después de que las adhesiones a la propuesta anticipada de convenio alcanzasen la mayoría legalmente exigida, con el 65% de los proveedores. 

Según Donaire, el descenso en la producción está directamente relacionado con la ralentización en las reparaciones, la principal actividad sobre la que hizo pivotar el nuevo proyecto empresarial la matriz, con sede en Vigo, tras su desembarco en Huelva en 2011 para reactivar la factoría naval con un taller de reparación y construcción de pequeños buques tras el cese casi dos años antes de la construcción naval a gran escala que durante años lideró su anterior propietario. 

"El problema es que el tema de las reparaciones no está obteniendo el resultado o rendimiento que se esperaba. Era un sector que tenía mucho potencial y generó muchas expectativas pero no está reportando lo que se precisa" advirtió el dirigente sindical, que espera, no obstante, que sea una situación "coyuntural" y que no comprometa la viabilidad del proyecto onubense, " que espero que se recupere y garantice así la actividad para mantener la plantilla de casi 30 trabajadores que ha tenido". "La viabilidad de esta y de toda empresa depende de la carga de trabajo y de que sea rentable pero espero que esto sea algo momentáneo y que la carga de trabajo aumente para poder garantizar la viabilidad del sector naval en Huelva, que siempre ha dado un empleo estable y de calidad; esperemos que esta situación no se agrave", indicó. 

En este sentido, Donaire aseguró desconocer si la compañía, que declinó hacer declaraciones, está negociando o tiene previsto cerrar de forma inminente nuevos contratos para aliviar su situación. "No tengo conocimiento de los contactos que estará haciendo el propietario con armadores para captar nuevos clientes pero ojalá que así sea y que pronto se puedan incorporar nuevos pedidos", agregó. 

La situación de la firma Astilleros del Guadalquivir, que el dueño de Cotnsa Huelva explota en las atarazanas en el Puerto de Sevilla, "también es complicada porque tampoco acaba de despegar; no están contentos en líneas generales ya que también hay falta de carga de trabajo y eso hace peligrar el sector", si bien -precisó Sebastián Donaire- en Sevilla no ha habido de momento despidos y la plantilla es además inferior a la de Astilleros Huelva.

Fuente

Publicar un comentario en la entrada