sábado, 16 de abril de 2016

Más burros que albardas

Drewry pronostica que los fletes spot de GNL se mantendrán bajos a lo largo de todo este año

Los fletes de transporte de gas natural licuado (GNL) no es previsible que crezcan a lo largo de 2016, debido fundamentalmente a la entrada en la cadena de suministro de nuevos proyectos de producción de GNL en Australia, según publica Drewry en su LNG Forecaster.

Se estima que van a entrar en el mercado los próximos dos años contratos a largo plazo por un total de unos 49 millones de toneladas de GNL australiano. Para Shreshth Sharma, analista de Drewry, "con la estabilización de la demanda asiática y la oferta de los proyectos australianos basada en contratos a largo plazo, se reducirá sustancialmente la dependencia de los compradores asiáticos en el mercado spot”. En consecuencia, Drewry estima que se va a producir un descenso de los fletes spot desde Oriente Medio.

El último trimestre de 2015 fue bastante complicado para los armadores de metaneros, con una media de los fletes spot en US$30.000 /día en las rutas hacia el este del Canal de Suez, casi un 60% menos que el año anterior. Además un 17% de la capacidad mundial de licuefacción permaneció inactiva.

Otro problema a corto plazo es el aumento significativo de la flota mundial de buques metaneros que se espera crezca un 12% este año, el doble que en 2015. De hecho, esta sobrecapacidad ya está afectando a los fletes de transporte de GNL, que se mantienen bajos pese al aumento del comercio mundial de este gas: 61 millones de toneladas en el último trimestre de 2015, un 6% más que el trimestre anterior.

Siempre según Drewry, cuatro nuevos metaneros entraron en servicio en el último trimestre de 2015, cuando el exceso de oferta era ya de 38 buques. Esta tendencia va a continuar durante todo 2016 ya que se esperan 53 entregas de buques nuevos frente a solo 3 bajas por reciclaje.

Para Sharma, el exceso de oferta de buques será el problema clave para el transporte de GNL en 2016. "El creciente suministro de GNL en Asia y el Pacífico reducirá la dependencia de los compradores asiáticos de los productores de Oriente Medio, lo que reducirá la demanda de transporte en toneladas por milla, disminuyendo así demanda global de buques para el transporte de GNL", explicó. "No vemos ninguna tregua en el exceso de capacidad de la flota de metaneros, que continuará afectando negativamente a los fletes durante 2016".

Demanda europea

Aunque los armadores esperaban un aumento de la demanda europea de gas, Drewry no cree que ésta vaya a contribuir al aumento de los fletes.

Hasta la caída de los precios de los hidrocarburos el año pasado, los precios del GNL en Asia eran altos en comparación con el gas canalizado en Europa, por lo que la re-exportación desde Europa hacia Asia se convirtió en un negocio muy rentable y provocó una fuerte demanda de transporte marítimo de GNL. “Pero si los precios de las materias primas se mantienen en niveles bajos, las re-exportaciones europeas de GNL a Asia se estancarán, disminuyendo las expectativas de contratos para los metaneros y reduciendo aún más los fletes”, opina Sharma.

"Además, el crecimiento de la demanda de GNL en Europa está limitada por las posibilidades de acceso de la región a otras fuentes de combustible y su sofisticada red de gasoductos”, añadió Sharma. “A medio plazo, la demanda europea de GNL seguirá siendo modesta y las importaciones asiáticas seguirán siendo el principal motor del crecimiento de la demanda mundial de este producto", concluyó.

Publicar un comentario en la entrada